Los alquileres no tocan techo: suben hasta cinco veces más que los sueldos

Hay tanta demanda que una de cada seis viviendas se arriendan en menos de 48 horas


Redacción / La Voz

Se resisten a pronunciar la palabra, que en el sector se ha convertido en tabú. Pero lo que está pasando en el mercado del alquiler de vivienda es una burbuja de manual. Que se lo digan a quien ha tenido que buscar un piso en los últimos meses. No solo se habrá encontrado con unos precios disparados: también habrá comprobado que cada vez hay menos stock de inmuebles disponibles para arrendar. Porque, además de la alta demanda, una buena parte del parque de viviendas que manejaban las inmobiliarias se ha derivado a otro mercado: el de los pisos vacacionales. Y es que a los propietarios, al menos en las grandes ciudades y los principales municipios costeros, les sale más a cuenta alquilarlos por semanas a los turistas que atarse a contratos de larga duración, y menor cuantía, con inquilinos locales.

De hecho, según los cálculos actualizados de la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), en la actualidad hay solo 3.500 viviendas para alquilar en los municipios gallegos más poblados, la mitad de las que estaban disponibles en agosto. Aunque el stock se ha estabilizado en los últimos meses, y el ritmo de descenso ya no es tan acusado, la cada vez menor oferta de inmuebles ha provocado que los precios se hayan disparado. Así, en el último año, los alquileres han subido una media del 7,8 % en Galicia, según el último estudio del portal inmobiliario Idealista, que calcula que un arrendamiento medio en la comunidad se pagaba en marzo a 5,7 euros por metro cuadrado, 40 céntimos más que en el mismo mes del año anterior.

Una subida muy superior a la que han experimentado los salarios. Incluso tomando como referencia la última encuesta de coste laboral del Instituto Nacional de Estadística, que ofrecía unos datos cuando menos sorprendentes (aseguraba que el sueldo base en Galicia había crecido un 2,8 % en los últimos doce meses, frente a un incremento del 0,5 % en el conjunto de España, algo que no cuadra con la realidad del mercado laboral), la subida de los alquileres triplicaría la de las nóminas.

Vigo es donde más suben las rentas, un 14 %, mientras los salarios crecen un 3 %, según el INE Claro que el mismo estudio de Idealista muestra que el castigo al bolsillo de los inquilinos no es igual en toda la comunidad. En las grandes ciudades la subida es de dos dígitos y supera el 13 % en A Coruña y el 14 % en Vigo. En estas grandes urbes, los alquileres se incrementan casi cinco veces más que los salarios.

Y es un cálculo conservador, porque en el conjunto de España, donde los precios que se piden por los pisos arrendados crecen un 18 %, según Idealista, y los salarios un 0,5 %, según el cálculo más realista del INE, la diferencia sería de casi 36 veces.

¿Dónde está el límite?

La respuesta no es sencilla, aunque tras meses de locura alcista los expertos empiezan a lanzar mensajes positivos. Así, Fernando Encinar, jefe de estudios de Idealista, aseguraba en la presentación del informe que en los grandes mercados, como Barcelona, Málaga o Alicante, «los propietarios ya han empezado a bajar las rentas», lo que demostraría que «el techo natural de los alquileres está en las posibilidades reales de los potenciales inquilinos». Un punto al que no se ha llegado en Galicia, donde las subidas aún pueden tener recorrido.

Las inmobiliarias anuncian un verano caliente, con precios aún más altos y menos oferta Así lo piensa al menos el presidente de Fegein, Benito Iglesias, que subraya que factores como «la movilidad laboral, el cambio de mentalidad generacional y la menor capacidad de los jóvenes para acceder a una vivienda en propiedad» seguirán presionando los precios al alza. De hecho, en las inmobiliarias gallegas temen un verano caliente, ya que en junio vencerán los últimos contratos firmados al amparo de la anterior ley del alquiler, lo que permitirá a los propietarios renegociar al alza las rentas o buscar nuevos inquilinos en las actuales condiciones de mercado. A esto hay que añadir, explica Iglesias, el trasvase continuo de viviendas a la bolsa de pisos turísticos de la Xunta y la llegada de los estudiantes, que, como cada verano, empezarán a buscar casa de cara al nuevo curso. Claro que este año lo tendrán más difícil, porque habrá menos pisos y los que encuentren serán sensiblemente más caros.

Ofertas que vuelan

Tal es la escasez inmobiliaria para alquilar que, según un estudio reciente de Idealista, una de cada seis viviendas que se anuncian en su web desaparecen en menos de 48 horas. De las ciudades analizadas en Galicia, solo A Coruña está en la media nacional de «alquileres ultrarrápidos», como los han bautizado en el portal, con un 15 % del total de las operaciones (frente al 7 % de Ourense o el 8 % de Pontevedra). Muy lejos aún de lo que ocurre en Pamplona, donde más de un tercio de las viviendas (un 36 %) encuentran arrendatario en los primeros dos días.

El Gobierno veta la propuesta del PSOE de recuperar la deducción fiscal para arrendadores

El Gobierno ha vetado la tramitación en el Congreso de una proposición de ley del PSOE para fomentar el alquiler, que incluye exenciones y deducciones fiscales por el arrendamiento de viviendas, alegando que su aplicación supondría una pérdida de recaudación de 2.121,6 millones.

Así lo detalla el Ejecutivo en el escrito de disconformidad con la tramitación de esta iniciativa que remitió al Congreso, haciendo uso del derecho que le otorga la Constitución para frenar el debate de las normas que aumenten el gasto o supongan una minoración de ingresos. La Mesa de la Cámara, controlada por PP y Ciudadanos, deberá decidir ahora si avala este veto o, por el contrario, autoriza la tramitación de la iniciativa.

En su memoria económica, el Gobierno estima que dejar exentas de tributar las ganancias patrimoniales obtenidas por la transmisión de un inmueble siempre que el importe se reinvierta en adquirir otra vivienda que se ponga en alquiler durante un plazo mínimo de diez años reduciría la recaudación en 1.100 millones. Asimismo, sostiene que recuperar la deducción por alquiler habitual a contribuyentes con ingresos inferiores a 30.000 euros supondría un quebranto de otros 450 millones, ya que beneficiaría a 1,2 millones de personas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Los alquileres no tocan techo: suben hasta cinco veces más que los sueldos