La Seguridad Social pierde ingresos en Galicia pese al aumento del empleo

La recaudación por cotizaciones en la comunidad solo cubre la mitad del gasto en pensiones


santiago / la voz

En apenas dos años, el empleo en la comunidad gallega ha aumentado en 23.000 personas. A finales del 2015, según los datos de la encuesta de población activa (EPA), Galicia contabilizaba 1.032.000 ocupados, una cifra que en diciembre del 2017 se elevaba hasta 1.055.000, lo que equivale a un 2,2 % de crecimiento.

Paradójicamente, los ingresos de la Seguridad Social por cotizaciones, un pilar insustituible para garantizar el bienestar de los mayores, trazan la senda contraria; las aportaciones de los afiliados gallegos a la caja única en el 2015 fueron de 4.731 millones de euros, una cifra que, solo dos años después, bajó hasta los 4.153 millones. Es decir, el empleo creció un 2,2 %, pero los ingresos por cotizaciones cayeron un 12,2 %. Conclusión: la Seguridad Social pierde cada vez más ingresos en Galicia pese a que hay más personas con trabajo.

Esto coloca encima de la mesa un problema conocido: la creciente precariedad laboral. Los que se incorporan al mercado lo hacen con unas cotizaciones muy inferiores a las que aportaban los que se marchan. Demasiados contratos por hora y a media jornada. Este es un problema extensible al conjunto del Estado, pero que tiene una repercusión en las comunidades más envejecidas.

Y Galicia, cada año que pasa, agrava su dependencia de la caja única de la Seguridad Social. El déficit sigue creciendo: el saldo negativo -diferencia entre ingresos y gastos- fue de 3.543 millones en el 2015; de 4.059, en el 2016; y de 4.522, el pasado año, según los últimos datos territorializados de la Seguridad Social. Es decir, que en un solo ejercicio aumentó el 11,4 %, y en los últimos dos, el 27 %. 

Trayectorias idénticas

Si se toma como referencia no el conjunto de los ingresos y gastos territorializados, sino la parte más importante de la recaudación y del desembolso, es decir, los ingresos por cotizaciones, y el gasto en pensiones, la evolución es prácticamente idéntica. En el 2017, por ejemplo, los ingresos por cotizaciones en Galicia fueron de 4.153 millones, mientras que el gasto en pensiones se situó en 7.818,1.

Es decir, lo recaudado por las aportaciones de los trabajadores afiliados apenas cubrió el 53 % del gasto necesario para poder pagar a los más de 700.000 jubilados que existen en Galicia, una comunidad en la que hay 2,7 millones de habitantes.

Los datos de la Seguridad Social revelan un problema de gasto, por el envejecimiento de la población, pero también de ingresos, por la precariedad laboral. La dependencia de la caja única se agrava todavía más en los municipios de la Galicia rural, donde hay cada vez menos ocupados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La Seguridad Social pierde ingresos en Galicia pese al aumento del empleo