Los últimos trashumantes de Galicia

Dolores Cela Castro
dolores cela CERVANTES / LA VOZ

ECONOMÍA

ALBERTO LÓPEZ

Dieciséis ganaderos de Cervantes llevan sus vacas a los pastos que alquilan en Campo del Agua (León)

13 may 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Dieciséis ganaderos de Cervantes (Lugo) conducen sus vacas en una práctica transmitida de generación en generación. Entre todos alquilaron 5.000 hectáreas de terreno a una comunidad de montes en Campo del Agua, una aldea perteneciente a Villafranca del Bierzo, en León. Allí trasladan una media de 250 cabezas en primavera, que recorren caminando, como mínimo, una veintena de kilómetros, dependiendo de la zona de la que salgan de un municipio de 276 kilómetros cuadrados.

Los cuatro ganaderos de Moreira que trashuman, que fueron los primeros de la zona que decidieron, hace muchas décadas, llevar a su ganado a los pastos de la provincia limítrofe, recorrieron a pie, con 45 vacas y toros, entre el jueves y el viernes, los aproximadamente 24 kilómetros que separan la aldea de la parroquia de Donís de Campo del Agua. Lo hicieron en dos etapas por pronunciadas pendientes que no son aptas para quienes no estén acostumbrados a moverse por el monte. En la primera, de unos 9 kilómetros, llevaron las reses hasta algo más arriba de Piornedo. Al día siguiente, el viernes, completaron el viaje, con otros 15 kilómetros de continuas subidas y bajadas entre maleza, pasando por picos todavía con nieve -el grupo atravesó el Corno Maldito, a 1.860 metros de altitud- y por zonas castigadas por el fuego en el pasado otoño, en las que empieza a brotar la hierba. Invirtieron casi cinco horas en esta segunda travesía.

ALBERTO LÓPEZ

Las vacas que ya han hecho el trayecto en varias ocasiones en los últimos años son las que guían a las novatas. Cuando empieza a nevar en Os Ancares los ganaderos no necesitan ir a buscarlas ni a los toros que pastan con ellas. Regresan solas porque se saben el camino.