«Diré algo que sonará raro: yo no trabajo por dinero. Quiero llegar aquí y ser feliz»

Sofía Vázquez
sofía vázquez REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Paco Rodríguez

Isidoro Martínez es consejero delegado del del grupo tecnológico Dexga. La compañía se siente fuerte para emprender un camino de crecimiento internacional

12 may 2018 . Actualizado a las 14:35 h.

Isidoro Martínez tiene hoy 31 años (Ames, 31 de diciembre de 1986), pero con 19 montó su primera empresa. Es el actual consejero delegado del grupo tecnológico Dexga, una de las gacelas (compañías que crecen por encima de los dos dígitos de manera sostenida en el tiempo) recogidas en un ránking de mil europeas del Financial Times.

-Su primera empresa no funcionó. Fue el primer fracaso...

-Fue un gran aprendizaje, que nos permitió quedarnos con una cartera de contactos, algo importantísimo en cualquier compañía. Hoy tenemos Dexga, que nació en el 2008 con el objetivo de ofrecer la externalización de servicios a grandes corporaciones utilizando alta tecnología de una manera extrema. También contamos con Tecalis (nacida en el 2011) dedicada a la consultoría de transformación digital y Signen (del 2018), una plataforma de firma electrónica que utiliza como base la tecnología bolckchain. Es como un notario digital. Tiene multitud de sistemas de firmas distintos, por ejemplo en nuestro caso aceptamos tanto un audio como un vídeo. El grupo está en un momento importante de crecimiento. Nos hemos preparado para ello.

-[Con ironía] ¡Van a morir de éxito!

-Espero que no. Estamos captando inversores para Signen, que la presentamos en el Mobile World Congress. Es una empresa muy fácil de lanzar en el mercado internacional. En septiembre iremos a Los Ángeles, Chicago y Boston.

-Ustedes trabajan con grandes corporaciones que pueden querer comprarlos.

-No creo.

-¿No vendería si le ofreciesen una cantidad importante?

-Le voy a decir una cosa que le va a sonar rara: yo no trabajo por dinero. Nuestras empresas tienen una filosofía Google. Lo que yo busco es venir a trabajar y ser feliz. Tener buen ambiente y estar rodeado de grandes profesionales.

-Entonces, ¿no va a vender?

-Depende de lo que me aporten. En el caso de Tecalis estamos negociando con una empresa americana hacer una fusión a medio plazo. Lo que pretendemos es que se conserve nuestra cultura. Nunca la perderemos. El equipo no se lo merece. [Habla de Signen y explica que trabajan en la entrada de inversores relacionados con las criptodivisas]

-¿Cuál es la filosofía de Dexga?

-Queremos crecer con la base de la honestidad. En las relaciones entre empresas debe de ser así. Pretendemos crecer desde Galicia cada vez más rápido y de manera sostenible. No depender de las administraciones públicas. El core del negocio tiene que pivotar en el sector privado, con el que nos encanta trabajar. Nos sentimos súper cómodos.

-¿Galicia tiene mucho que transformar? ¿Seguimos siendo esa Galicia quejosa y con la nube negra?

-¡Que va! Siempre hay que transformar, pero estamos muy bien. Las políticas que se desarrollan son fantásticas y hay empresas, como la nuestra, que son muy buenas y están provocando que Galicia cambie. [Cita sin reparos a competidoras como Altia y Plexus]