Los pensionistas vuelven a la calle pese a prometerles subidas

El colectivo gallego considera que el acuerdo del Gobierno y el PNV «será un espejismo» y no supondrá la consolidación de las mejoras que reclaman

.

El pacto entre el PP y el PNV para sacar adelante los presupuestos que subirán las pensiones un 1,6 % este año, y el IPC el próximo, no ha servido para contener el descontento de los pensionistas, un colectivo que perdió poder adquisitivo en los años de crisis y cuyos ingresos sirvieron para contener las sacudidas del paro en las familias. A pesar de ese compromiso, han vuelto a la calle. Ayer lo hicieron en Oviedo, en Vitoria, en Valladolid, en Alicante, en Mérida y, por supuesto, en Galicia. Hasta diez localidades, entre villas y ciudades, acogieron ayer movilizaciones de protesta.

El colectivo gallego demanda prestaciones dignas, y considera que el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y el PNV -y que aún tiene que cristalizar en la aprobación definitiva de las prestaciones- será «un espejismo» y no supondrá la «consolidación» de las mejoras que reclaman. Piden un blindaje en la Constitución, y la derogación de la última reforma. A Coruña, Vigo, Santiago, Ourense, Lugo, Pontevedra, Ferrol, Ribadeo, Noia y A Pobra do Caramiñal fueron los escenarios de las concentraciones convocadas por el Movemento Galego en Defensa das Pensións Públicas (Modepen). Este colectivo considera que este pacto constituye un parche para un apaño político, que es desbloquear la aprobación de los presupuestos. «Seguramente sea un espejismo que durará lo que duren las necesidades de la mayoría parlamentaria», declaró Álvaro Blanco, miembro de Modepen, en la concentración de Santiago.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Los pensionistas vuelven a la calle pese a prometerles subidas