«Subir los salarios vía BOE, al margen de la productividad, es un grave error»

Antonio Argandoña, experto en economía y negocios del IESE, duda que sea aconsejable acompasar la revalorización de las pensiones a la evolución del IPC


santiago / la voz

Es una de las voces más reputadas del claustro de la prestigiosa escuela de negocios del IESE. Antonio Argandoña (Barcelona, 1943) analiza el malestar social en la salida de la crisis.

-Asalariados y pensionistas creen que son más pobres. ¿Qué hay de cierto en esto?

-Aquí los matices son importantes porque, como regla general, esto no es verdad. Hay trabajadores que se acaban de jubilar hace pocos años con muy buenos salarios y, por tanto, tienen pensiones mucho más altas que los que lo hicieron hace 20 o 30 años. Es cierto que hay una pérdida de poder adquisitivo. Pero todo el mundo ha sufrido algo en esta crisis.

-Los hogares se quejan de que la cesta de la compra sube más que los sueldos.

-Esto no es lo que dicen los datos del INE a lo largo de los últimos años. Los precios han tenido un comportamiento muy moderado en España.

-¿Hay riesgo de que se retraiga el consumo? ¿Puede afectar esto a la recuperación económica?

-Yo no lo creo. Hay hogares con una baja capacidad para gastar porque sus rentas son modestas, pero esto no es nuevo.

-¿Considera que deben acompasarse las pensiones a la inflación?

-Desde el punto de vista de la justicia social, diría que sí. Pero si lo analizamos desde la viabilidad, diría que es muy difícil. Por una razón: las pensiones se financian con parte de nuestro sueldo. Y las cotizaciones ahora son muy bajas. Y los jubilados son muchos y durante muchos años. Es decir, los ingresos son menores que los gastos. El Gobierno ha apostado por moderar el crecimiento de las pensiones.

-¿Y por qué en vez de recortar el gasto, por ejemplo, no se plantea aumentar los ingresos a través de un impuesto?

-Y a mí se me ocurre la pregunta de quién pagaría este impuesto.

-Los que tengan más recursos, es un asunto de redistribución de la riqueza disponible...

-El problema entonces es que los pensionistas se enfrentan a las escuelas, a la sanidad, a las autopistas, a los funcionarios.

-No le comprendo...

-Quiero decir que los recursos son limitados y un componente del gasto, que son las personas jubiladas, se ha disparado. Y corremos el riesgo de detraer recursos que financian otros servicios públicos básicos.

-¿Usted cree que la gente, en general, tal y como están sus ingresos, puede pagarse un plan privado de pensiones?

-Sí que podrían, lo que pasa es que no nos han animado y no nos han enseñado a hacerlo.

-¿Con los sueldos que cobran gran parte de los asalariados?

-La gente dispone de un ahorro. Y lo está metiendo ahora en el pago de su hipoteca. Por ejemplo. Es una forma de ahorrar. En España, a nivel general, es decir, como sociedad, no hemos sabido hacer un planteamiento eficiente y justo de cómo distribuir los gastos, y por eso nos estamos peleando siempre con cuánto pone cada uno.

-¿Somos un país más desigual?

-Hay factores de desigualdad. Pero lo cierto es que vivimos mucho mejor que hace diez o quince años.

-¿En qué basa eso?

-Mira la variedad de alimentos, los servicios, todo lo que se puede hacer con la tecnología, con tu ordenador, con el móvil. Son cosas que no valoramos porque nos parece que están dadas y ya las tenemos, pero han mejorado mucho nuestra calidad de vida. Mira cómo ha evolucionado la salud, la atención. Todo esto ha mejorado nuestro bienestar.

-Pero hay cada vez más pobres...

-Que un chaval que se acaba de independizar de su familia tenga una renta baja es lo normal. Eso ha pasado toda la vida. Comparamos la riqueza de la gente que es muy rica con lo que tienen los muy pobres. Y decimos, esto es injusto. Probablemente lo sea, pero no nos preguntamos qué hacen los ricos con su riqueza.

-¿A qué se refiere?

-A que vemos su coche de lujo y su mansión, y no vemos la fábrica que tienen detrás que está dando empleo a un montón de gente y que genera una gran riqueza para el país.

-¿No ve usted más pobreza laboral?

-Sí. Efectivamente, hay gente con ingresos muy bajos.

-¿Y entonces?

-Subir los sueldos vía BOE, al margen de la productividad, es un grave error. Es pan para hoy y hambre para mañana. Esto no funciona ahora y tampoco funcionó en los tiempos de Franco. Esto no quita que no necesitemos un acuerdo social para ver cómo repartimos los costes y los beneficios.

Productos básicos de la cesta de la compra suben en Galicia por encima del 10 %

ana balseiro

El precio de algunos alimentos creció hasta cinco veces más que el salario, pese a la recuperación

La economía española cerró en el 2017 su cuarto año consecutivo de crecimiento tras la crisis y el tercero avanzando por encima del 3 %. La recuperación es evidente. Sin embargo, no toda la ciudadanía la percibe por igual, ya que la evolución de los salarios, que sufrieron una durísima devaluación durante la crisis, no está yendo pareja al músculo que, trimestre tras trimestre, exhibe el PIB. Y ello pese a que en el último año el discurso oficial -desde el del Gobierno hasta el del Banco de España- ha dado un giro de 180 grados y ha pasado de defender la moderación retributiva a la necesidad de subir unos sueldos que, además, ven acrecentada su pérdida de poder adquisitivo desde que la inflación recuperó fuelle (a mediados del 2016), y dejó atrás las tasas negativas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
31 votos
Comentarios

«Subir los salarios vía BOE, al margen de la productividad, es un grave error»