La aeronáutica gallega acuña su marca en la aviación comercial y no tripulada

Manoli Sío Dopeso
m. sío dopeso VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

oscar cela

Consolida un panel de 30 proveedores con pedidos para los cinco grandes constructores

13 abr 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

La industria estaba ahí, con su fuerte potencia instalada en torno a la automoción y el naval. Solo había que abrir el objetivo y enfocar bien. Delta Vigo fue la primera que emprendió el camino hace 20 años. Sin dejar de ser proveedor de cabecera del grupo PSA, hoy su ingeniería viaja a bordo de los aviones comerciales de los cinco mayores constructores aeronáuticos: Airbus, Boeing, Embraer, Bombardier y Comac.

Con Coasa como segundo gran motor tractor de pedidos, fundamentalmente para Airbus (en casi todos sus modelos comerciales), la construcción aeronáutica ha logrado conformar en Galicia un panel integrado por una treintena de proveedores de distinto nivel que, según las cifras actualizadas ayer por el Consorcio Aeronáutico Gallego, generan 1.200 empleos directos y crecen al ritmo del 6 % anual (127 millones de facturación en el 2017).

No es un sector fácil. De esto hablaron ayer los ponentes del congreso aeronáutico celebrado en Vigo. La competencia es feroz, los pedidos de componentes se licitan a nivel global y, además de las rigurosas certificaciones, los constructores exigen precios competitivos.