El recibo eléctrico de marzo, el más bajo en año y medio gracias a los temporales

Los consumidores pagaron once euros menos en las tres primeras facturas del 2018


redacción / la voz

 La sucesión de temporales de viento y lluvia que azotan el noroeste de España desde diciembre están haciendo funcionar a toda máquina las centrales hidráulicas y los parques eólicos. Estos últimos fueron la primera tecnología de generación en el sistema eléctrico nacional durante el primer trimestre del año. Y en marzo, en concreto, la producción de energía del viento aumentó un 66 % con respecto a febrero, y la del agua, un 83 %, según Red Eléctrica de España.

Esta recuperación de las energías renovables y, sobre todo, su impacto balsámico en el precio del mercado mayorista de electricidad, explica el abaratamiento experimentado en la factura de la luz en lo que va de 2018. Una familia normal pagó de media 11 euros menos que durante los tres primeros meses del 2017: 187,35 frente a 198,22 euros. En porcentaje, el recibo doméstico se ha desinflado un 5,4 %. Así lo reflejan los cálculos elaborados por la Axencia Provincial da Enerxía para un hogar tipo, con un contrato de suministro sin discriminación horaria, con una potencia de 4,45 kilovatios y un consumo medio anual de 3.480 kilovatios hora. Para esa familia, además, el recibo de marzo fue el más bajo en el último año y medio, pues hay que remontarse a septiembre del 2016 para hallar una factura mensual más baja, por debajo de la barrera de los 60 euros.

Yendo al detalle y comparando siempre con el mismo período del ejercicio precedente, resulta que el recibo de enero se abarató un 13,5 %; el de febrero remontó un tímido 0,7 %; y el de marzo bajó un 2 %.

El panorama muda completamente en cambio si la comparación se realiza con el año anterior, el 2016, meteorológicamente parecido al actual. Entonces se descubre que, en realidad, el abaratamiento de la factura eléctrica no es tal, pues la suma de estos tres primeros meses este 2018 es un 13,6 % más cara que aquella.

Para Xosé Manuel Golpe, técnico en renovables de la Axencia Provincial da Enerxía, a la vista del aumento de la producción renovable registrada esta temporada, el recibo doméstico tendría que haberse desinflado más de lo que lo ha hecho. Y lo achaca a que la generación hidráulica -la que marca en mayor medida los precios medios de la electricidad- todavía no es lo que era y no se ha recuperado de un año entero de sequía (el 2017), en el que se dejó el 50 % de la generación de un ejercicio hidrológico normal. 

Dos días de saldo

El mercado mayorista de energía registró durante dos días de marzo cotizaciones que hacía tiempo que no se veían, de lo bajas que fueron. El viernes 30, el megavatio hora se cotizó a 4,50 euros; y el día 11, 7,64. Aunque harán falta muchas jornadas más a ese nivel para enfriar de verdad los costes.

La Axencia Provincial da Enerxía prevé que la factura de abril siga a la baja, especialmente gracias a la entrada de nuevos frentes de agua y lluvia, que parecen interminables.

El nuevo bono social «expulsará» a cientos de beneficiarios

f. f.

Los criterios de renta que regirán a partir de octubre harán una criba en el actual listado de clientes

El nuevo modelo de bono social, que entrará en vigor definitivamente a partir de octubre próximo, expulsará a cientos (o miles) de los actuales beneficiarios del mecanismo, que proporciona un descuento del 25 % en el recibo de la luz. Solo quedarán aquellos que cumplan los criterios de renta. Pero, al mismo tiempo, esa condición, que hasta ahora no se tenía en cuenta, dará entrada también a otros clientes que hasta ahora no podían acceder a él. Solo las familias numerosas (24.000 en Galicia) tienen asegurado mantener el descuento, aunque tendrán que solicitarlo igualmente.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El recibo eléctrico de marzo, el más bajo en año y medio gracias a los temporales