Portugal plantea que la banca pague a los hipotecados

El Parlamento debate que compensen a los clientes por el euríbor en negativo, algo que España descartó


madrid / lA voz

La Comisión de Presupuestos, Finanzas y Modernización Administrativa del Parlamento portugués votará esta semana una propuesta presentada el jueves por el Bloco de Esquerda y los socialistas lusos para que los bancos compensen a sus clientes hipotecados durante todo el período en el que el euríbor permanezca en negativo, según avanzaron los diarios portugueses.

La pasada semana, el portavoz del Partido Socialista, Joao Galamba, explicó en rueda de prensa el acuerdo alcanzado con el Bloco, subrayando que la citada compensación de los intereses no tendría carácter retroactivo. Y es que hay que recordar que el euríbor lleva más de dos años en negativo (la media provisional de marzo está en el -0,191%).

Galamba defendió la iniciativa señalando que es «una solución equilibrada, que simultáneamente preserva la estabilidad de la banca en materia de ratios de solvencia y la salvaguarda de los derechos de los clientes», según recoge la prensa lusa.

Reducir los intereses futuros

El portavoz socialista explicó que no se trataría de las entidades financieras devolvieran en efectivo a sus hipotecados el dinero abonado de más en concepto de intereses, sino que, cuando el euríbor vuelva al verde «y la banca ya tenga una tasa positiva que cobrar», sus clientes vean reducirse los intereses que pagan por su crédito para compensar lo que no pudieron ahorrarse cuando los tipos estuvieron en negativo.

Una solución intermedia

La solución consensuada por los partidos de izquierda «no ignora los desafíos de la estabilidad financiera, pero tampoco los derechos de los clientes bancarios, que firmaron un contrato y que han estado expuestos a la escalada de sus intereses cuando el euríbor subió», apuntó Galamba, para añadir que «los contratos valen para los dos lados. Por lo tanto, los clientes también tienen que beneficiarse cuando el euríbor baja».

Por su parte, Mariana Mortágua, diputada del Bloco, destacó que aunque el acuerdo es un avance «muy importante», ya que va a permitir «un alivio» a muchas familias, subrayó que llega «con dos años de retraso», el tiempo que hace que la formación la presentó, a propuesta de la Asociación Portuguesa para la Defensa del Consumidor.

Mortágua calculó que quien en el 2016 tenía una hipoteca de 100.000 euros, con un interés variable a seis meses y un diferencial del 0,25 %, «ha podido perder 308 euros», un valor que es «más del importe de una mensualidad».

La banca española se blindó

La situación que ahora debate el país vecino España la despachó en el 2016 dejando claro que las entidades financieras nunca pagará a sus clientes, incluso en el caso en el que -como en la actualidad- los tipos estén en negativo. Para curarse en salud, poco después de que el euríbor se tiñera de rojo, la banca (muy escaldada tras los reveses judiciales encajados a cuenta de las cláusulas suelo, consideradas abusivas- comenzó a exigir una «expresión manuscrita» del prestatario al formalizar la hipoteca ante notario.

Esta exigencia consistía en que el cliente, de su puño y letra, incluía un documento en el que declaraba saber que el banco nunca le abonaría intereses, «ni siquiera en el supuesto de que se produjeran descensos del tipo pactado por debajo del 0 %». El compromiso manuscrito, que se adjunta la escritura como una nota simple, añade que «en caso de que el tipo sea inferior a cero, durante los correspondientes períodos de liquidación, no pagaré intereses».

Lo que España nunca se planteó fue la posibilidad pagar al prestatario, al entender que, de darse, tal situación desvirtuaría la naturaleza del préstamo y el concepto mismo dejaría que existir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Portugal plantea que la banca pague a los hipotecados