La automoción gallega idea un robot que revoluciona los controles de calidad

Es la respuesta del CTAG a un desafío planteado por PSA para su fábrica 4.0

Víctor Alonso (CTAG) explica al director de PSA (derecha) cómo funciona el nuevo robot
Víctor Alonso (CTAG) explica al director de PSA (derecha) cómo funciona el nuevo robot

vigo / la voz

Un brazo robótico dotado de una cámara. Tan sencillo y tan innovador a la vez. Es la respuesta que ha encontrado el Centro Tecnológico de Automoción de Galicia (CTAG) a uno de los desafíos planteados por el grupo PSA para la fábrica 4.0: mejorar el sistema de control de calidad de piezas. «No hay nada igual en el mercado», asegura Víctor Alonso, responsable de procesos avanzados y fábrica del futuro del citado centro. En este momento están testando el sistema, que ayer presentaron en las VII Jornadas sobre Tecnologías para la Automatización Industrial (JAI), un escenario en el que la industria 4.0 gallega exhibe músculo.

Empeñado en llevar la revolución a sus plantas de producción, PSA está decido a tomar la delantera en la carrera tecnológica. Eso supone dar con soluciones a los mil y un retos que plantea. El control de calidad es uno de ellos y así se lo hizo saber a algunos de sus principales socios en una reunión técnica celebrada en París el pasado otoño. El CTAG, con el que, entre otros proyectos, está desarrollando el coche autónomo, ha vuelto a estar a la altura y ha dado con la solución al problema.

La planta de Vigo es pionera en la implantación de robots colaborativos El director de la planta de PSA, Frédéric Puech, siguió ayer con atención las explicaciones de Alonso: «La idea es que el nuevo robot pueda ser manejado por cualquier persona desde un ordenador, una tableta o incluso un teléfono móvil, y pueda desplazarse por toda la fábrica acompañando al operario». Este solo tendrá que apretar una tecla y en apenas un minuto el robot será capaz de escanear cualquier pieza y comprobar en tres dimensiones si está perfecta, esto es, si sus características se ajustan al patrón que previamente se le ha dado o si tiene el más mínimo defecto. Su precisión llega a tal extremo que, en el caso de piezas ensambladas, puede determinar con total precisión si un tornillo está bien apretado o no.

Víctor Alonso asegura que la solución que han encontrado «cambia el concepto de los sistemas de calidad actuales». Los que hay ahora no solo están en un lugar fijo, sino que controlan siempre un mismo proceso y de la misma manera. El ideado por el CTAG puede moverse por toda la planta y no necesita que la pieza se posicione de una forma concreta, «basta con que esté en el rango de trabajo del robot. Además, la cámara puede cambiar de emplazamiento y proporcionar más o menos precisión, en función de las necesidades». Añade que semejante flexibilidad se traduce en una gran rentabilidad.

Aunque fue PSA la compañía que planteó el desafió, ya son varias las empresas que se han interesado por el sistema. «El objetivo es instalar este año las primeras unidades», señala Alonso.

La planta de Vigo es pionera en la implantación de robots colaborativos. Fue en los ochenta cuando comenzó el proceso de robotización y desde entonces no ha parado. Y, sin embargo, según los proyectos diseñados, las fábricas del futuro de PSA serán muy diferentes de lo que hoy es la viguesa, por otra parte uno de los buques insignia del grupo. Llegó a tener 10.000 trabajadores. Hoy no llegan a 6.000, pero tiene 1.200 robots. El número de autómatas seguirá subiendo.

Vigo reúne a la élite de la cuarta revolución industrial

maría jesús fuente
Las jornadas se celebran en la Universidade de Vigo
Las jornadas se celebran en la Universidade de Vigo

Líderes de empresas y centros tecnológicos acudieron al encuentro

La élite de la industria gallega interesada en la automatización se dio cita ayer y lo seguirá haciendo hasta el viernes en la Universidad de Vigo con motivo de las séptimas Jornadas sobre Tecnologías y Soluciones para al Automatización Industrial (JAI).

En la inauguración, celebrada en la Escuela de Ingeniería Industrial, donde se desarrollan, no faltaron empresas líderes en diversos sectores, centros tecnológicos, asociaciones, clústeres, Administración autónoma, Zona Franca de Vigo y la propia Universidade. «As empresas do contorno consideran que isto lles vale como escaparate, e dalgún xeito conseguimos que no noroeste non faga falta ir a Barcelona, Bilbao ou Alemaña, aínda que isto é moito máis humilde, para coñecer o máis básico de cada tecnoloxía», destacó el coordinador del evento, Ignacio Armesto. Y es que en esta ocasión las jornadas incluyeron una especie de microferia, que elogió el rector, Salustiano Mato: «As JAI abren a porta a unha maridaxe perfecta entre o académico e a feira demostrativa».

Seguir leyendo

La industria 4.0 pone de manifiesto en Vigo la urgencia de nuevas profesiones

Advierte que las personas trabajarán cada vez más con la robótica colaborativa

maría jesús fuente

Si en algo coincidieron ayer todos los participantes en la inauguración de las séptimas Jornadas sobre Tecnologías y Soluciones para la Automatización Industrial es en que la formación será clave para que las empresas entren de lleno en la industria 4.0. Tanto los representantes del ámbito privado como del público dejaron claro en la Escuela de Ingeniería Industrial de Vigo ante cerca de medio millar de alumnos que urge poner al día la mano de obra. En muchos casos el humano trabajará en conjunto con la robótica colaborativa, presente en las jornadas., igual que la robótica social y de servicios.

Si una empresa quiere saber lo que pasa en cada una de sus fábricas en tiempo real, Tecdesoft le ofrece esa posibilidad. La información llega desde los sensores al teléfono móvil. El sistema es tan sencillo que se puede manejar sin excesiva formación. Por ejemplo, se puede recibir información de una central eléctrica en función de condiciones como el agua que recibe en ese momento.

Entre los robots que más llaman la atención de las jornadas están los de Smartbot, tal vez porque su aplicación además de valer para ámbitos profesionales, también es aplicable al hogar, tal como explica José Manuel Ruiz. Son los robots limpiacristales, que ya están a la venta, el cortacéspedes, silencioso, respetuoso con el medio ambiente y que salva pendientes de un 58 %, y otro limpiabarbacoas.

Robot Plus pertenece a la categoría de los llamados robots colaborativos y está diseñado para cualquier tarea repetitiva en un entorno industrial en presencia o colaboración con personas. Sirve, por ejemplo, para paletizado, atornillado, pintura y encolado. En la actualidad ya funciona en muchas empresas, sobre todo en la industria de la automoción. La programación es sencilla e intuitiva, según explica en las jornadas Sergio Pena.

Siemens demuestra en su expositor una simulación de producción, o lo que es igual, el comportamiento antes de su existencia. Puede simular una planta o saber cómo se comporta la instalación y las personas. Una vez que dispone de esa simulación, utiliza el llamado gemelo digital para la producción. «Esto es industria 4.0, tenemos clientes con todo integrado o con alguna de las partes», indica Sergio Ballesteros.

Conferencias sobre los beneficios de la implantación de motores eléctricos de alta eficiencia

Las conferencias siguen siendo el plato fuerte de las jornadas, pese al tirón y protagonismo que en esta edición tienen los robots. El programa de hoy se inicia a las 9.00 horas con una conferencia sobre la conexión del PLC al mundo de Internet. Le siguen otras sobre nueva tecnología OPC UA y beneficios de la implantación de motores eléctricos de alta eficiencia. La jornada de mañana finaliza con la charla sobre la empresa conectada, una estrategia para aumentar la productividad.

A partir de las 16.00 horas se hablará de la industria sin cables, de estándar y seguridad y de aplicaciones de robótica colaborativa, tanto estática como móvil.

Por último se ofrecerá una conferencia sobre los pilares de fabricación automatizada en la industria 4.0 e historias de éxito.

Las jornadas se desarrollarán en la Escuela de Ingeniería Industrial del campus vigués hasta el viernes.

Cada vez más asociaciones sin ánimo de lucro se embarcan en el mundo digital

Además del grupo PSA, Navantia, Repsol, Dielectro Industrial, Eleko, Elektra, Celtroni y Weg Global Automation, entre otras muchas empresas presentes en las jornadas, también se pueden conocer otros proyectos más personales como el del grupo integrado por 25 personas Echo base28, que acude con su R2-D2 construido con materiales reciclables y que recauda fondos para causas como niños con cáncer. «Es una réplica exacta de Star Wars», dice Eduardo Santos Pérez. También está la asociación sin ánimo de lucro Maker de Pontevedra, que empezó con impresoras 3D y en la actualidad monta un robot social que habla y se mueve. «Lo hacemos en horas libres, cuando podemos, porque es una afición, somos mentes inquietas», apunta uno de los miembros, Jordi Rodríguez.

El Colegio Hogar de Vigo está presente con sus impresoras digitales. El monoplaza de la Universidad de Vigo que participó en la Fórmula Student y el vehículo autónomo de Citroën que hizo el trayecto Vigo-Madrid se muestran, igual que Pepper, de la mano de Abanca.

El monoplaza que compitió en la Fórmula Student

El monoplaza desarrollado el pasado año por los estudiantes de ingeniería de la Universidad de Vigo sigue constituyendo un atractivo, como se podía comprobar ayer. Diego García estuvo tres años en el equipo y ahora ya dejó paso a otros compañeros, según comentaba. En la actualidad los estudiantes ya están manos a la obra con el tercer bólido. 

El usuario interactúa con la máquina de forma más intuitiva

Schneider Electric presenta varias novedades. Una de ellas es un nuevo Software que permite al usuario interactuar con la máquina de una forma más intuitiva. Esta circunstancia hace que resulte mucho más sencilla la relación que se establece entre el hombre y la máquina. Se trata de que esta última haga la vida más fácil al humano.

Simula una estación de industria 4.0 y gestiona pedidos

La compañía Festo muestra en las jornadas una estación de industria 4.0. Tiene tres estaciones distintas y cada una de ellas hace operaciones diferentes. Gestiona un pedido y la estación lo entrega tal como lo quiere. Se utiliza en automóvil, en las cadenas de producción. Por ejemplo, si se pide un coche rojo, la primera estación lee y se lo hace a medida.

Un limpiacristales que detecta el final del cristal

Uno de los dos modelos de limpiacristales de Smartbot es rotatorio y trabaja en vertical, horizontal y boca abajo. El otro, de uso profesional trabaja en vertical lleva sensores láser y detecta el final del cristal, aunque no haya marco. Los cortacéspedes pueden ser para varias superficies. De menos de 1.500 metros cuadrados, de hasta 2.600 y hasta 5.000. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

La automoción gallega idea un robot que revoluciona los controles de calidad