De Guindos, al BCE y «contentiño» por cobrar más y pagar menos

Lleva trabajándose un puesto en Europa desde hace años y cobrará un sueldazo por el que tributará mucho menos de lo que le correspondería en España


La mayoría de los españoles digamos que estamos muy contentos de que el ministro Luis de Guindos tenga todos los boletos para llegar a la vicepresidencia del BCE. Pero seguro que es él el que más encantado está. ¿Motivos? Lleva trabajándose un puesto en Europa desde hace años y cobrará un sueldazo por el que tributará mucho menos de lo que le correspondería en España. Es difícil detallar las cifras exactas de su remuneración. Son un enigma que se intenta desenredar en esta crónica, aunque con dificultades, ya que, aunque toda la información -aseguran en las instituciones europeas- aparece en Internet, solo se encuentra de una manera translúcida, quizá para evitar críticas como la de que «los funcionarios de la UE y el personal del BCE, a diferencia de todos los demás ciudadanos europeos, están exentos de impuestos» (mea culpa que se entona tal cual en las páginas 27 y 28 de la recopilación legal del BCE sobre privilegios de la institución). El salario base del futuro vicepresidente del BCE será de 340.200 euros brutos anuales, más complementos. Entre otros: seguros médicos, de accidentes, de residencia, de representación e hijos y educación. Con lo cual, esos 340.200 euros ¿se doblarán? En el BCE dicen que la información no es pública. Por lo tanto es preciso consultar el reglamento 2016/300 del Consejo, de 29 de febrero del 2016, por el que se establece el régimen pecuniario de los titulares de cargos públicos de alto nivel de la UE (aunque el BCE es un organismo independiente y diferente al Consejo o a la Comisión, pero los importes salariales son muy aproximados). Existe un complemento por asignación familiar (antes denominado por cabeza de familia) de 170,52 euros, incrementado en un 2 % del sueldo base del funcionario (6.804 euros en el caso del ministro).

También existe el derecho a cobrar 252,81 euros mensuales por gastos de escolaridad de un hijo menor de 18 o hasta 25 años si estuviese recibiendo educación profesional. Pero De Guindos no lo cobrará porque su vástago más pequeño nació en 1991. Sepan ustedes que esa cantidad de 252 euros se dobla si el chaval va a una escuela internacional. Otra indemnización a la que tienen derecho cargos públicos de alto nivel en las instituciones europeas es la denominada «por expatriación», en cuantía igual al 16 % del sueldo base (54.432 euros en el caso del dirigente español), cantidad a la que se suma la asignación familiar que se reciba y la de con hijo a cargo. Además, por gastos de instalación se puede reclamar el equivalente a dos meses del sueldo base si se trata de un funcionario cabeza de familia. Con la lectura de la norma, uno comprueba que se pueden seguir sumando y sumando pluses e indemnizaciones por gastos de viaje, transporte del mobiliario, etcétera, etcétera. Aunque es cierto que el ministro tendrá que tributar por lo que reciba, no lo es menos que ingresar en una institución europea es un chollo fiscal. El impuesto equivalente al IRPF, cuyo tipo mínimo es un 8 % -para 27.252 euros- y máximo del 45 % -a partir de 97.524-, excluye de la base imponible las asignaciones por cabeza de familia, por hijos a cargo, escolaridad y nacimiento. También por cada hijo se efectuará una deducción complementaria equivalente al doble de la cuantía de la asignación, lo que aparece en el artículo 3 del reglamento, donde algunos fiscalistas entienden que también incluye el derecho a no tributar por expatriación. Otra deducción se corresponde con el 10 % de los gastos profesionales y personales. Así, suma y sigue, por lo que uno no puede irse al BCE nada más que contentiño. [Una curiosidad: la residencia del representante de España en la ONU, Jorge Moragas, tiene 11 dormitorios y una pista de squash. De Guindos, si no quiere ser menos, tendrá que buscar una casa con pista de tenis].

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

De Guindos, al BCE y «contentiño» por cobrar más y pagar menos