La tarifa de 50 euros castiga el fracaso de los autónomos con 3 años sin ayuda

El recorte afecta a 70.000 emprendedores gallegos que ya disfrutaron de la bonificación

.

redacción / la voz

Nuria fue autónoma hasta diciembre del 2015. Su tienda multimarca de ropa infantil no pudo con la competencia de las grandes cadenas. Ahora ha decidido volver a darse de alta, con un pequeño negocio de asistencia a domicilio (cuidado de niños o mayores dependientes), para el que solicita acogerse a la tarifa plana de 50 euros durante un año.

La ampliación de esta ayuda de 6 a 12 meses está ya en vigor desde enero de este año. Pero al proceder con los trámites, la Seguridad Social certifica que, en su última etapa como autónoma, Nuria ya disfrutó durante los primeros meses de la tarifa plana. «Me dicen que, no puedo acogerme a la ayuda, porque no han pasado aún tres años desde que finalizó mi otra actividad», relata la emprendedora viguesa.

Es la letra pequeña de la ley de medidas urgentes para incentivar el trabajo autónomo, que ahora empieza a hacerse visible.

No tan plana

La tarifa plana de 50 euros es una bonificación que permite a los trabajadores por cuenta propia pagar menos al mes en sus cuotas a la Seguridad Social. Con la aprobación de la nueva ley cambiaron algunas de las reglas que permitían acogerse a esta bonificación. La primera es una ampliación del período en el que el autónomo puede beneficiarse de este incentivo, que comenzó en el 2015 con una duración de 6 meses, para luego pagar el 50 % de la cuota mínima en los 6 meses posteriores; y el 30 % en los 6 siguientes.

Ahora, la bonificación de 50 euros se extiende por un año en total. El resto de los períodos antes pautados se mantienen igual, por lo que, en total, los descuentos en la cuota mensual del autónomo llegan a los dos años.

Aunque también se han eliminado los límites de edad, que existían en la primera versión de la tarifa plana, lo cierto es que no todos los emprendedores pueden acogerse a ella. Es el caso de los que ya han sido trabajadores por cuenta propia en los dos años anteriores. Aunque hayan fracasado, no pueden acceder a la tarifa plana. Tienen que esperar, y darse de alta cuando hayan pasado dos años desde su última actividad. Pero además, si en la anterior etapa como autónomo, el emprendedor, como es el caso de Nuria, ya había disfrutado de la bonificación, solo podrá acogerse de nuevo a la cuota bonificada de 50 euros si han transcurrido tres años, y no dos. Una moratoria excesivamente larga, que dificulta cualquier intento de segunda oportunidad para los emprendedores.

Dice el Ministerio de Empleo que está previsto que esta medida ampliada a 12 meses en la nueva ley beneficie en su primer año de aplicación a 140.500 nuevos autónomos.

Difícil reemprender

Desde su puesta en marcha, en el año 2013, se han acogido a la tarifa plana 1,3 millones de trabajadores por cuenta propia en toda España. La comunidad con más beneficiarios es Andalucía, con 244.319. Pero Galicia no se queda atrás, con 69.990 emprendedores que se hicieron autónomos con el apoyo de esta bonificación. Para todos ellos, en el caso de cese de actividad, la puerta de la tarifa plana para reinventarse en el mundo laboral por cuenta propia quedará cerrada por los tres años de rigor.

Mientras, las principales organizaciones de autónomos apoyan la puesta en marcha una cuota de 50 euros durante 48 meses para aquellos que no llegan al salario mínimo; y de una superreducida de 30 euros durante 24 meses para universitarios o estudiantes de FP menores de 25 años y que compatibilicen su formación con el inicio de la actividad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

La tarifa de 50 euros castiga el fracaso de los autónomos con 3 años sin ayuda