«Con estas pensiones nos obligan a estar en la miseria»

Marta Vázquez Fernández
m. vázquez OURENSE / LA VOZ

ECONOMÍA

Santi M. Amil

Alfonso Iglesias Gómez, jubilado ourensano

01 mar 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

El ourensano Alfonso Iglesias Gómez empezó a trabajar cuando tenía solo 11 años. Después tuvo la oportunidad de formarse como mecánico de barcos en la Escuela de Máquinas de Ferrol, lo que le permitió convertirse en un empleado del Estado, y fue destinado como técnico mecánico a una central térmica del Sáhara. Más tarde fueron evacuados de la zona y regresaron a España, pero Alfonso enfermó y ya nunca pudo volver a trabajar. No había cumplido los 40 años y le calcularon la pensión en base a los dos últimos años, justo los que había estado de baja. Eso le redujo la base de cotización, pero asegura que el dinero siempre le ha bastado para vivir modestamente, porque estaba por encima del salario mínimo. Ahora ya no. «Estoy con 678 euros al mes y la verdad es que la vida así es bastante fastidiada», reconoce. Lo que lo salva, como a muchos otros jubilados que viven en zonas rurales, es que puede cosechar una gran parte de lo que precisa para comer. «Sembramos ajos, patatas, tomates y lechugas y solo vamos al supermercado si queremos comer algo de carne o pescado, pero la verdad es que lo pasamos mal, es complicado subsistir», reconoce.

Alfonso tiene ahora 67 años y hace uno sufrió un ictus que le ha perjudicado la visión. Eso le obliga a comprar unas gotas que le cuestan 28 euros al mes, además de unas pastillas que le suponen otros 33. Eso a mayores de otros muchos gastos que, como cualquier ciudadano, debe asumir. Su mujer, también jubilada, cobra otros 600 euros de pensión pero ambos mantienen a uno de los tres hijos que tienen, porque se ha quedado en paro y vive con ellos. «Con estas pensiones nos obligan a vivir en la miseria, estamos perdiendo todos los derechos que habíamos conseguido, tanto los obreros como los jubilados», asegura el jubilado, activo en las movilizaciones en contra del incremento del 0,25 % en las pensiones que el Gobierno ha aprobado para este año. «He luchado toda la vida y ahora solo tengo penalizaciones», lamenta.

MARIA HERMIDA

«Con 1.800 euros tería que vivir moi ben, pero non é así»

Manuel Martínez, jubilado pontevedrés

maría hermida

Manuel Martínez aparece, en pleno aguacero, en medio de la barriada donde vive, A Seca (Pontevedra), una zona de antiguas casas sociales. Trae un caldero enorme de huevos en la mano y lo primero que comenta con sonrisa retranqueira cuando se le elogia el género es: «Estes oviños non duran nada, en canto veñen os fillos xa os levan... que eu teño cinco fillos e doce netos. Somos moitos a comelos». Manuel lleva cuatro años jubilado. Se convirtió en pensionista a los 65, tras toda una vida trabajando en ventas en el sector de la automoción.