«El cliente final no sufrió» la subida de la luz del 2017, según la cúpula de Gas Natural Fenosa

j. m. c. MADRID / COLPISA

ECONOMÍA

MARTINA MISER

Su aún consejero delegado, Rafael Villaseca, señala la actividad el pasado año fue «claramente negativa»

08 feb 2018 . Actualizado a las 08:09 h.

A Gas Natural no le han cuadrado las cuentas de su negocio liberalizado de comercialización de electricidad en España. La compañía ofreció a sus consumidores para todo el 2017 unas tarifas pactadas con anterioridad a la subida experimentada por los precios de la energía el año pasado, por lo que no pudo repercutir ese incremento en los recibos de la luz. La actividad «ha sido claramente negativa» para los intereses del grupo, tal y como reconoció ayer el aún consejero delegado, Rafael Villaseca. El ejecutivo considera que «el cliente final no sufrió» en sus recibos la subida que imperó en el mercado. Por eso, y porque la producción hidráulica del grupo se contrajo un 70 %, el negocio de electricidad en España experimentó una caída de más de la mitad de su resultado bruto de explotación (ebitda) en España, hasta los 326 millones.

Villaseca protagonizó ayer su última presentación de resultados anuales, pues dejará su cargo en abril, como decidió el martes el consejo de administración. Junto a él estaba el recién designado presidente ejecutivo del grupo, Francisco Reynés, que sustituye a Isidro Fainé.

Reynés se estrenó ante los analistas pidiendo «confianza» en su labor y un «poco de paciencia» durante las próximas semanas hasta que consume el aterrizaje en la eléctrica y presente su plan estratégico.