Los ERE vuelven a niveles del 2007

Las empresas gallegas regularon 2.757 empleos, un 55 % menos que el año anterior

Manifestación del 1.º de Mayo en Ferrol
Manifestación del 1.º de Mayo en Ferrol

redacción / La Voz

Con el consumo en franca recuperación y menos obstáculos para financiarse en el banco, las empresas gallegas recurren cada vez menos a los ajustes de plantilla como medida de ahorro. El año pasado se aplicaron en la comunidad 205 expedientes de regulación de empleo (ERE), menos de la mitad de los 424 ejecutados en los doce meses anteriores, según el balance anual publicado por la Consellería de Economía, Emprego e Industria.

Prueba de la normalización del mercado laboral en este apartado (otra cosa es la precariedad o los salarios, a los que no acaba de llegar la recuperación) es que la del año pasado fue la cifra más baja de ERE del último decenio, con valores incluso inferiores a los del 2007, el último ejercicio de bonanza económica, en el que se habían aplicado 399 expedientes.

Lo mismo ocurre con el número de trabajadores afectados en la comunidad: fueron 2.757 en el 2017 (no llegan a ocho al día), lo que supone una reducción de casi un 55 % respecto al año anterior. Por comparar, en el 2007 se regularon 3.155 empleos y hay que remontarse al 2004 para encontrar una cifra más baja (2.469).

Aunque es el factor fundamental, en la caída sostenida de los ERE no solo influye la recuperación económica. Al eliminar la autorización administrativa previa que hasta ese momento era preceptiva en caso de que empresa y sindicatos no alcanzasen un acuerdo, la reforma laboral introdujo una mayor incertidumbre en la aplicación de estos expedientes de regulación de empleo. El temor no era infundado, como se pudo comprobar cuando los tribunales tumbaron los ERE aplicados de forma unilateral por algunas compañías prominentes.

Pese a la mejoría económica y la reducción del número de expedientes de regulación de empleo, el año pasado aumentaron los de extinción, que implican el despido colectivo de parte de la plantilla de la empresa. Fueron 40 en Galicia, dos más que en el 2016. Eso sí, el número de afectados siguió cayendo con fuerza, casi un 45 %, con 557 trabajadores que vieron rescindido su contrato, frente a los 1.005 del ejercicio anterior.

Los que sí bajaron fueron los expedientes de reducción de jornada (68, un 42 % menos) y los de suspensión temporal del contrato, que sigue siendo la medida a la que más recurre la empresa gallega, especialmente en la industria, ya que permite adecuar la plantilla a las necesidades de producción. El año pasado se aplicaron 97 expedientes de este tipo, con 1.931 trabajadores afectados.

De ellos, 1.170 (seis de cada diez) estaban empleados en el sector industrial, en el que también se registra una franca mejoría. Esta es especialmente palpable en Pontevedra, donde se concentran las grandes industrias de la automoción y el metal, las que más suelen tirar de ERE y que el año pasado regularon en esta provincia 993 empleos, un 70 % menos que los 3.354 de los doce meses anteriores.

Pero la recuperación no se limita a la industria. La pesca es el sector donde más se reduce el número de ERE: en el 2017 se aplicaron 19, un 87 % menos, aunque el número de trabajadores afectados no cae en la misma proporción. Solo lo hace un 39 %, hasta los 213. De ellos, 23 fueron despedidos.

Mucho más acentuada es la mejoría en las empresas de la construcción, que regularon 218 empleos, casi un 69 % menos que el año anterior, mientras que en el sector servicios hubo 836 trabajadores afectados, medio millar menos que en un año antes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los ERE vuelven a niveles del 2007