La Audiencia Nacional autoriza la excarcelación de Díaz Ferrán por buen comportamiento

Europa Press

ECONOMÍA

BENITO ORDOÑEZ

El expresidente de la CEOE será vigilado mediante una pulsera telemática

29 ene 2018 . Actualizado a las 12:20 h.

La Audiencia Nacional ha autorizado la excarcelación del expresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) Gerardo Díaz Ferrán, que próximamente abandonará la prisión madrileña de Soto del Real en la que se encuentra desde su detención en diciembre de 2012 en el marco de la operación Crucero.

El titular del Juzgado Central de Vigilancia Penintenciaria, José Luis Castro, ha concedido el segundo grado -un régimen de semilibertad- al que fuera presidente de la patronal española por haber cumplido ya una tercera parte de su condena. Díaz Ferrán está condenado a más de ocho años de prisión por varias causas judiciales, entre ellas el conocido caso Marsans.

Buen comportamiento

El juez también ha tenido en cuenta a la hora de flexibilizar el internamiento su buen comportamiento -con 17 hojas meritorias, apuntan las mismas fuentes- durante los más de cinco años que ha estado encarcelado, así como su disposición a colaborar, una vez que salga de prisión, con una ONG.

Eso sí, el juez mantendrá bajo vigilancia a Díaz Ferrán mediante una pulsera telemática, lo que permitirá no tener que volver a la cárcel todos los días. El expresidente de la CEOE, de 75 años y que padece varias enfermedades, ha disfrutado de varios permisos penitenciarios y ha estado estudiando Económicas en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

Además, en febrero de 2016 el propio Díaz Ferrán mandó una carta a la Audiencia Nacional en la que mostró su arrepentimiento por el daño causado por su actuación.

Las condenas de Díaz Ferrán

Gerardo Díaz Ferrán fue condenado el 7 de julio de 2015 por la Audiencia Nacional a cinco años y medio de prisión, que él mismo aceptó al reconocer los hechos, por el vaciamiento al Grupo Marsans. Además, se le impuso la multa de 1,2 millones de euros y se le ordenó indemnizar de forma solidaria con 450.000 euros a Meliá Hotels International, Viajes Iberojet, AC Hoteles y Pullmantur por los prejuicios causados.

No obstante, por el incumplimiento del pago de la multa, se le ha impuesto la condena de un año y diez meses de prisión; mientras que la responsabilidad civil ha sido satisfecha por los concursos de acreedores que tiene.

En junio del pasado año el Tribunal Supremo confirmó esta condena por los delitos de alzamiento de bienes, concurso fraudulento, integración en grupo criminal y blanqueo de capitales.