El cálculo de la pensión con toda la vida laboral permitiría excluir los peores años de cotización

Los sindicatos critican la «propuesta de telediario» y piden a Báñez que se centre en mejorar los ingresos de la Seguridad Social


Redacción / La Voz

Tras meses adormecido por la fanfarria catalana, que monopolizó la agenda política en España y anestesió la actividad parlamentaria, el debate sobre el futuro de las pensiones se reactivó ayer con fuerza. Lo hizo por una propuesta de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, que durante una entrevista en televisión planteó la posibilidad de ampliar el período de calculo de la pensión a toda la vida laboral: «Estamos pensando que pueda tenerse en cuenta no los últimos años de cotización, sino incluso poder elegir durante toda la carrera laboral, porque mejoraría la pensión futura». En la actualidad, tras la última reforma del sistema, el período de cómputo incluye los últimos 21 años trabajados, aunque la cifra se ampliará a 25 de aquí al 2022 (eran 15 antes del cambio en la ley).

La idea -que formalmente registrará el grupo parlamentario del PP en la Comisión del Pacto de Toledo, donde se analizan las reformas necesarias para garantizar la sostenibilidad de las prestaciones públicas- se presentó como una medida pensada para beneficiar a aquellos trabajadores que, con una larga carrera de cotización a sus espaldas, son despedidos cuando ya están cerca del retiro, lo que los obliga a pasar unos años en desempleo o incluso cotizando como autónomos, con la consiguiente merma en su pensión.

Aunque, según concretaron después desde el Grupo Popular en el Congreso, la propuesta no está cerrada a unos supuestos concretos, sino que cualquier trabajador que lo desee podría optar por utilizar este período ampliado de cálculo de la pensión si le beneficia por sus circunstancias personales -aunque no es lo habitual, puede haber gente con salarios más altos al inicio de su carrera laboral que al final-.

Además, los populares deslizaron ayer que optar por este período de cálculo ampliado no implicaría tener en cuenta todos los años trabajados, sino que se podrían excluir aquellos con peores bases de cotización, aunque no concretaron una cifra, a la espera de cómo vaya la negociación en la comisión parlamentaria.

Críticas de la oposición

De momento, la idea no ha recibido una respuesta muy positiva de los grupos de la oposición y los agentes sociales. Para el PSOE, la idea es una «frivolidad» que, aunque puede beneficiar a algunos trabajadores, se ha lanzado «a la ligera», sin valorar los costes. La secretaria de seguridad social y Pacto de Toledo, Magdalena Valerio, destacó que lo que precisa la Seguridad Social son medidas «de calado» para combatir el déficit, lo que pasa por mejorar los ingresos. Y volvió a poner sobre la mesa la propuesta de establecer nuevos impuestos a la banca para financiar las pensiones.

Por su parte, el secretario general de Comisiones Obreras, Unai Sordo, reprochó ayer a la ministra sus «propuestas de telediario» y le recordó que un debate tan serio como el del futuro de las pensiones no se puede abordar con «declaraciones u ocurrencias», sino que requiere un consenso político y una negociación con los agentes sociales. Desde UGT, la secretaria de seguridad social, Mari Carmen Barrera, cree que ampliar el período de cómputo de la pensión «no es la solución» para compensar la pérdida en la pensión de los mayores de 55 años, por lo que pidió que se proteja a estos trabajadores.

Villalobos incendia el debate al sugerir a la generación del «baby boom» que ahorre para el retiro

Báñez no fue la única en reactivar el debate sobre el futuro de las pensiones. Celia Villalobos, presidenta de la Comisión del Pacto de Toledo, el órgano parlamentario en el que se debate la reforma del sistema para garantizar sus sostenibilidad, sembró ayer la polémica al asegurar que «hay un número importante de pensionistas que están más tiempo en pasivo, cobrando la pensión, que en activo, trabajando».

Pero no se quedó ahí. En una entrevista en televisión, la diputada del PP, exministra en los Gobiernos de Aznar, puso también en duda la suficiencia de las pensiones del futuro: «Tenemos la obligación de decirles a los que hoy tienen 45 años: “¡Cuidado, preocupaos por el ahorro!”». En esa línea, aseguró que la comisión tomará decisiones para favorecer el ahorro de cara al retiro, «potenciando los planes de empresa, que en Europa funcionan muy bien y en España, no». Abogó también por implantar un sistema de mochila austríaca, para que cada trabajador tenga un fondo privado en el que hacer aportaciones y que se lleve con él si cambia de empresa, «para que, si la pensión baja, como ha pasado en Alemania, en Francia o en Italia, tenga un complemento».

Unas recomendaciones que le valieron el reproche de la oposición, desde donde recordaron a Villalobos que «más del 60 % de las familias en este país no pueden ahorrar por la precariedad laboral».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El cálculo de la pensión con toda la vida laboral permitiría excluir los peores años de cotización