El Santander accede a rebajar en 200 personas el ERE y prejubilar a partir de los 55 años

Los sindicatos creen que se ha dado un paso, pero ven aún muy elevada la cifra de afectados, casi 1.400


redacción / la voz

La dirección del Banco Santander ha dado un primer paso, como admiten los propios sindicatos, en la negociación de los dos ERE que tiene en marcha tras la compra del Popular (el Pastor en Galicia, uno para cada marca). La entidad de Ana Botín trasladó este jueves en la mesa de negociación una propuesta para reducir de 1.585 a 1.384 las salidas de personal afectado por este ajuste, lo que supone reducir el impacto en un 12 %: son 200 personas menos. Ese recorte llega después de que los sindicatos aceptaran mantener los 575 traslados de personal del Popular a otros servicios del Santander, dentro de este mismo procedimiento laboral.

Junto a esa reducción, el banco también aceptó adelantar a los 55 años la edad de prejubilación para los que quieran apuntarse, frente a los 58 planteados inicialmente. Recibirían al menos el 65 % del sueldo hasta los 63 años. Y manteniendo que en todo este ajuste primará la voluntariedad y descartando la movilidad geográfica.

En principio, las condiciones que se ofrecerán tanto para los empleados del Santander (se plantea un ERE por razones organizativas) como para los del Popular (por razones económicas) serán iguales. Esa era también una de las preocupaciones de los sindicatos.

Los representantes de los trabajadores creen que, aunque el banco ha dado un primer paso, es aún insuficiente. Sobre todo por la cifra de personal que tendrá que salir, esos 1.384 empleados. «Hay que eliminar cualquier posibilidad de despido forzoso», apuntan. En UGT piden llevar esa edad de prejubilación a los 50 años, para ampliar el perímetro de personal que se pueda adherir, sobre todo en Galicia, junto a Madrid la comunidad más afectada por este procedimiento. También quieren que se mejoren las indemnizaciones previstas para los que se apunten de forma voluntaria fuera de las prejubilaciones; se plantea un pago de 35 días por año trabajado, y unas primas por antigüedad. Se quedan lejos de lo que piden los sindicatos.

Las negociaciones se prolongarán durante las próximas tres semanas, con el objetivo de que las salidas puedan ejecutarse durante todo el 2018.

Sin cálculo preciso para Galicia

Tratar de medir el impacto de estos dos ERE en Galicia es algo muy prematuro, advierten los sindicatos. Se sabe que habrá cinco centros de trabajo afectados -las dos sedes centrales del Santander y del Pastor en A Coruña, otros dos centros en esa ciudad, y una oficina de recuperación de negocio en Santiago- en los que hay unos 200 empleados. Pero esa cifra es engañosa. «No se puede concluir que esos vayan a ser los afectados, porque de entrada la dirección parte de la voluntariedad, por lo que no se deberían establecer cupos por sedes», explica Javier Castro, de UGT. Es posible que hasta que no se llegue a un acuerdo y se inicie el proceso de anotación no se sepa la cifra concreta de salidas en la comunidad.

Este ajuste es el primero que afrontará el banco tras la compra del Popular. Se espera que a partir del 2019 se lleve a cabo otro más fuerte porque será el que afronte las duplicidades entre las sucursales y los posibles cierres. Solo en Galicia hay 110 concellos en los que Pastor y Santander están puerta con puerta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El Santander accede a rebajar en 200 personas el ERE y prejubilar a partir de los 55 años