Opel prevé regresar a beneficios en el 2020 sin cierres de plantas ni despidos

Su plan pasa por reforzar la competitividad y reducir costes


berlín / efe

La compañía automovilística Opel/Vauxhall, adquirida a mediados de año por PSA a General Motors, prevé regresar a los beneficios en el 2020, con un plan que reforzará la competitividad y reducirá costes sin cerrar ninguna factoría ni llevar a cabo despidos forzosos. Es una estrategia diseñada «con la clara intención de mantener todas las plantas y evitando despidos forzosos en Europa», afirmó ayer el consejero delegado de Opel/Vauxhall, Michael Lohscheller durante la presentación del programa estratégico de la compañía junto al presidente de PSA, Carlos Tavares. Lohscheller consideró «necesaria e inevitable» la reducción de los costes laborales, pero añadió que se llevará a cabo «de una manera responsable y meditada» y citó medidas como «conceptos innovadores de tiempos de trabajo, programas voluntarios o esquemas de jubilación anticipada» que comenzarán ya a negociarse con los sindicatos.

El plan, presentado justo a los cien días de la adquisición de la compañía por PSA, prevé que la incorporación de Opel/Vauxhall genere unas sinergias de 1.000 millones de euros en el 2020 y de 1.700 en el 2026, así como que el punto de equilibrio financiero de la compañía adquirida se rebaje hasta los 800.000 vehículos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Opel prevé regresar a beneficios en el 2020 sin cierres de plantas ni despidos