La banca descuenta que ACS promoverá una contraoferta sobre Abertis

j. a. b. MADRID / COLPISA

ECONOMÍA

El presidente de ACS, Florentino Pérez
El presidente de ACS, Florentino Pérez Paco Campos

Se cumplen cinco meses desde que la italiana Atlantia formalizó su interés en al menos el 50 % de las acciones

16 oct 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

En estos días que tanto se habla de choque figurado de trenes en la política, también la economía puede vivir uno importante y precisamente a costa de una multinacional española con sede hasta esta semana en Cataluña. Es Abertis, uno de los principales grupos de concesiones de Europa e incluso del mundo, y la que mejor evolución ha tenido entre las grandes compañías cotizadas en el último año.

Se cumplen ahora cinco meses desde que la italiana Atlantia, uno de sus principales competidores, formalizó su interés por hacerse con, al menos, el 50 % de sus acciones mediante una operación de adquisición pública (opa) amistosa. La oferta fue autorizada finalmente por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el lunes pasado y con ello se activaron los plazos. El primero, y más importante, es el de las posibles contraofertas.

El último día para hacerlo es el jueves próximo. Justo un día antes la constructora alemana Hochtief, filial del grupo ACS, ha convocado un consejo de administración muy esperado. Sobre la mesa, la posibilidad de aprobar una opa alternativa sobre Abertis. Eso sí, a priori resulta arriesgado que la primera, con una capitalización actual de solo 9.002 millones, pretenda comerse a la segunda, que vale 1,9 veces más, con un músculo bursátil de 17.302 millones.

Calentar el valor de la acción

Pero el verdadero deseo de casi todos es que haya contraoferta. No porque tengan especial apego a un posible comprador español frente a uno italiano, sino porque una guerra de opas -esta sería la mayor operación corporativa regulada por la normativa de la CNMV desde su reforma en el 2007- calentaría de nuevo el valor de la acción. Eso ya ha ocurrido desde que el 15 de mayo Atlantia oficializó su propuesta de 16,5 euros por título. De esta forma, al cierre del viernes valían ya 17,47 euros.

El consenso de los analistas descuenta ya que los italianos tendrán que mejorar su opa. En el mercado se apunta ahora un precio por acción de 18 euros -un 9 % más que la propuesta de Atlantia-, lo que obligaría a Hochtief a un complicado encaje financiero para sustentar una contraoferta.