Antonio Catalán: «Yo siempre le decía a mi padre: si no fuera por mamá, tú no pasabas del taxi»

Asiduo en la lista Forbes, el presidente de AC Hotels by Marriott se confiesa socialista y creyente, aunque no muy practicante

«Yo siempre le decía a mi padre: si no fuera por mamá, tú no pasabas del taxi» Asiduo en la lista de Forbes, el empresario se confiesa socialista y creyente, aunque no siempre practicante

redacción / la voz

Es uno de los hombres más ricos de España, pero no le viene de cuna. Socialista convencido y confeso, asegura que no podría ser otra cosa que empresario, pese a que le apasiona la política. Antonio Catalán Díaz (Corella, Navarra, 25 de junio de 1948), presidente de AC Hotels by Marriott, sabe lo que es estar al borde del precipicio porque su compañía estuvo a punto de «salir en globo» durante la crisis.

-Marriott les salvó la vida.

-Mucho más. Nos puso el globo, además de salvarnos la vida. Para nosotros, la de Marriott fue una operación estratégica absolutamente clara. Les hemos vendido el 50 % de la marca y nos pagaron 150 millones. La relación con ellos es perfecta Ahora estamos abriendo un hotel cada semana en el mundo con la marca AC by Marriott. Para nosotros ha sido un sueño que jamás habríamos pensado. Cuando estuvimos presentando la marca en Nueva York yo dije que había empezado de cero. Que mi padre tenía un taxi y que nunca me había planteado estar delante de 2.000 personas presentando la firma. A Arne Sorenson, presidente ejecutivo de Marriott, que ha venido tres veces con nosotros a la Ruta Xacobea, entre pedalada y pedalada, le vamos convenciendo de proyectos. Le convencimos de que había que entrar en EE. UU. Pronto, en frente del New York Times habrá un hotel AC. Este año vinieron a la ruta como 10 americanos. Cuando llevas seis días dándole a los pedales hay toda una confraternización. Los lazos son mayores que los del business. Cuando voy a Washington termino cenando en casa de alguien que ha estado en la ruta. El capo supremo de jurídico, el número uno financiero del mundo... Son gente muy normal. Claro que todos los importantes suelen ser normales; no son normales los que no son importantes.

-Dice que su padre tenía un taxi, luego montó una gasolinera y un hotel de carretera. ¿Cómo era la relación con su padre, del que se quiso independizar?

-En principio muy mala. Los padres de antes eran mucho más estrictos que los de ahora. Pero yo tenía mi arma secreta, que era mi hijo mayor. Con él [se ríe y gesticula], lo tenía cogido por todos los lados. Luego se normalizó la situación. Mi padre hizo una boda magnífica con mi madre. No porque ella tuviese dinero sino porque en casa vivía un hermano de mi abuela que era el arcipreste de Corella. Era el jefe de todas las parroquias y además era el confesor de la mujer del ministro de la Vivienda. Por eso a mi padre le dieron la gasolinera. Yo siempre le decía a mi padre: si no llega a ser por mamá, tú no pasas del taxi. Él pensaba: si yo sin pasar por ningún sitio he creado esto, con vosotros, que sois todos universitarios, vamos a montar la mundial. Pero se encontró con que el segundo hijo le dijo «me voy». Fue un drama. Mi padre me advirtió: «te independizas a partir de mañana. Llevas tú el hotel que estaba con la gasolinera». Y ahí empezó una historia apasionante. Fue mi Harvard navarro. En un hotel de carretera tenías que trabajar de sol a sol. Luego monté otro en Pamplona. Nace NH. Entonces, el mercado te permitía equivocarte. Vendí todo NH por 16.000 millones de pesetas (que como lo pases a euros son una mierda) y al día siguiente empecé de nuevo. Abríamos un hotel cada tres semanas. Fue un éxito rotundo. La única época que he sufrido de verdad fue entre el 2009 y el 2012. Fueron años complicados. Gracias a Dios, la compañía está hoy sin deuda, creciendo.

-¿Una persona tan rica como usted, que está en la lista Forbes, puede ser socialista?

-Cuando vienes de abajo, ves la vida de forma diferente. Antes que el dinero, están las personas. Tengo más amigos socialistas que en el PP. En el PP me matarían unos cuantos, pero vamos [se vuelve a reír], son gente de honor y no suelen utilizar las armas. Mantengo una magnífica relación con Alberto Núñez Feijoo. Cuando te sientas en una mesa con unos y con otros, pregunto: ¿hay alguien que no sea socialdemócrata? ¿Hay alguien que no esté de acuerdo con las pensiones, la educación, la sanidad? No encuentro a ninguno. Las cosas no van peor cuando está el PSOE. Depende del ciclo. A Zapatero, el primer ciclo le fue fantásticamente bien, y llegó la crisis y le cogió por delante al presidente de Gobierno, a los bancos, a nosotros.

-Usted ha hecho declaraciones incendiarias sobre los salarios de las camareras de hotel.

-La reforma laboral ha sido un absoluto disparate en ciertos temas. No soy de los que digo que hay que derogarla entera, pero hay cosas que no pueden ser. Por ejemplo, podemos contratar mañana a camareras, les pagamos 700 euros y además las hacemos trabajar seis días en lugar de 5. No puede ser. En AC abonamos los salarios máximos de las tablas. Respetamos las vacaciones. Una chiquita de Santiago tuvo un accidente. Se rompió una botella y se le clavó un cristal en el ojo. Me dijeron que había entrado en depresión porque no había quedado bien. Al día siguiente la enviamos a Barcelona a operarse.

-¿Qué saca de esto?

-¿Que qué saco? Eso de sacar... Cuando tienes todo lo que necesitas... el coche que quiero, la casa que quiero, una finca en Extremadura con una plaza de toros porque tengo un hijo que es torero… Le pido a la vida salud, que mis hijos vayan creciendo de forma ordenada y que tengan negocios que sean capaces de impulsar. Si eres hijo de pobre es posible que llegues a rico, cuando eres hijo de rico hay bastantes posibilidades de llegar a pobre.

-Prometió hacer el camino de Santiago por el atropello que sufrió una de sus hijas. Lleva ya 27 años haciéndolo. ¿Es creyente?

-Sí, soy creyente. Voy a misa de vez en cuando. No soy muy practicante, pero soy absolutamente creyente.

el perfil

Seis hijos y más

Catalán es padre de seis hijos a los que se suman otras tres niñas «adoptivas» de su último matrimonio (el cuarto). Está encantado con su mujer, una ejecutiva del Santander que ahora trabaja en la patrimonial familiar. Presume de ella. «Es lista e inteligente». Su hijo Toñete, torero de profesión, es el que más le preocupa.

«Lo que tiene que hacer Cataluña es gestionar como lo hace Galicia»

La entrevista tiene lugar el lunes. Se espera una declaración de independencia por parte del president Puigdemont al día siguiente. Antonio Catalán sigue al minuto lo que ocurre en Cataluña y conoce a los actores. Su teléfono no para de recibir alertas con las noticias de última hora.

-¿Por qué llegamos a esta situación en Cataluña?

-La culpa de lo que pasa en Cataluña es del PSOE-PP. También de lo que ha pasado en el País Vasco. Por una razón: la necesidad de votos para sacar los presupuestos. Además, Aznar habla catalán en la intimidad. El PP iba a soltar 1.800 millones por el voto que les faltaba. ¿Somos solidarios? A los que las cosas nos van bien, tenemos que pagar impuestos para hacer un país posible. Hoy se muere gente con pensiones de 600 euros, y entran chavales que están cotizando por 600 euros. La caja de la Seguridad Social está viciada. Hay que buscar soluciones. ¿A mí me tienen que pagar pensión? Sería una aberración. A determinados niveles de renta, independientemente de que sea justo o injusto, no se pueden pagar pensiones.

-¿Qué hay que hacer en Cataluña?

-Si declaran la independencia, por lo civil o por lo penal, no saldrán de España. No tengo la menor duda. La gente está asustada. Hay comunidades que son mucho más complejas. Galicia, por ejemplo, donde hay una dispersión de la población brutal. ¿Nos vamos cada uno por un lado? Cataluña sin los gallegos hubiese sido otra.. Yo soy navarro. ¿Le parece razonable el convenio? Mejor no contestar. Lo del País Vasco me parece surrealista cuando en Galicia hay una cuarta parte para sanidad por persona que en Euskadi… No puede ser. Hay desequilibrios muy potentes, y pretenden que sean todavía mayores. Lo que tiene que hacer Cataluña es gestionar como Galicia. Dispone de un montón de ingresos, lo que ocurre es que llevan un lustro con el único objetivo de la independencia.

-¿La educación ha pesado?

-El tema de la educación ha sido absolutamente clave en este conflicto. Llevan años diciéndoles a los chavales: España nos roba, España nos roba. ¿Pero qué me están contando? Somos un país muy complejo desde el punto de vista de las autonomías. Cuando dicen, ¿qué diferencia hay entre asturianos y gallegos? Una muy sencilla, que ha habido una reconversión en Asturias del carbón y de la siderurgia y hay miles de personas con pensiones de 4.000 euros al mes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
31 votos
Comentarios

Antonio Catalán: «Yo siempre le decía a mi padre: si no fuera por mamá, tú no pasabas del taxi»