La Justicia abre una macrocausa por el Popular con más de 30 imputados

El juez Andreu, que llevó el caso Bankia, admite las querellas contra Ángel Ron y Emilio Saracho por su gestión en el banco


Colpisa

La maquinaria de la Justicia, especialmente pesada en el ámbito penal, ya ha abierto lo que se ha dado en llamar caso Popular, y que guarda algunas similitudes con la causa donde se investigó la polémica salida a bolsa de Bankia. De hecho, la instrucción ha recaído en la misma persona que ha terminado llevando a juicio a Rodrigo Rato y su antiguo equipo: el magistrado Fernando Andreu. El titular del Juzgado de Instrucción número cuatro de la Audiencia Nacional admitió ayer a trámite las cuatro primeras querellas que han presentado los perjudicados por la intervención del Popular -en total se conocen una treintena-, que fue traspasado el 7 de junio pasado al Banco Santander por el precio simbólico de un euro. Así lo resolvió el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), por delegación de la Junta Unica de Resolución (JUR) europea, bajo el argumento de que aquel «estaba quebrando».

Dichos escritos son sustentados por medio centenar de inversores, entre particulares y empresas, además de la Asociación de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec) y la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Entre unos y otros, Andreu tiene como querellados a 31 personas físicas, la mayoría exconsejeros del Popular además del responsable de auditar sus cuentas (Pedro Barrio), y otras cinco jurídicas, incluido el propio banco, varios socios de peso (como la denominada Sindicatura de Accionistas y Crédit Mutuel) y la auditora PricewaterhouseCoopers.

Considera el magistrado que los hechos descritos en esas querellas «podrían ser constitutivos de delito», fundamentalmente de uno relativo al mercado y los consumidores (en el concepto de defraudación), otro de manipulación del mercado e incluso apropiación indebida por el elevado sueldo de Emilio Saracho. El que fue presidente del Popular entre febrero y junio, llamado a priori a liderar su salvación financiera y fichado a golpe de talonario desde la poderosa banca de inversión JP Morgan-cobró una prima de cuatro millones, aparte de su sueldo anual de 1,3 millones-, es el principal investigado junto a su antecesor, Ángel Ron. La diferencia es que en el primero, aparte de dilucidar si su gestión fue irregular, se indagará además sobre la «posible ilicitud» de sus condiciones de contratación. 

También destacan entre los querellados, a quienes el juez citará a declarar en fechas próximas (aún sin concretar), el que fue consejero delegado del banco hasta abril, Pedro Larena, y su sucesor, Ignacio Sánchez-Asiaín. Igualmente es relevante la presencia entre los consejeros a investigar de José María Arias, presidente del Pastor, de los mexicanos Antonio del Valle y Jaime Ruiz, que tenían el 4,3% de la sociedad, una participación que llegó a valer 550 millones y por la que ellos han interpuesto acciones legales contra las antiguas cúpulas. 

Dos piezas separadas

A fin de facilitar la instrucción, tal como propuso la semana pasada Anticorrupción, Andreu la divide en dos piezas separadas. Una «primera fase» se refiere a la ampliación de capital del banco en 2016 por 2.505 millones, «así como los demás hechos conexos». En la «segunda fase» investigará «la manipulación de mercado mediante la publicación de noticias que contenían datos o información» que los querellantes estiman falsa.

El Santander incorpora ya su marca en la cartelería de Popular y Pastor

Rubén Santamarta

Desde hoy, los clientes del Popular y Pastor pueden sacar dinero sin coste en la red de cajeros de todo el grupo

El Banco Santander ha dado hoy un paso relevante en la integración efectiva del Popular y de su filial en Galicia, el Pastor. A partir de hoy, el rótulo de las oficinas llevará incluida la llama de Banco Santander, una fase inicial del cambio de marca hasta que se produzca la definitiva integración operativa, prevista para 2019. En las próximas dos semanas, las más de 1.200 oficinas de Popular en toda España y las de Pastor en Galicia (más de 200) irán transformando sus fachadas, de forma que el logo de Popular y Pastor pasará a tener el color corporativo de Santander (rojo, y no granate como ahora). Posteriormente, el logo se irá incluyendo en otros soportes como tarjetas de visita, web, cartelería en las sucursales...

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La Justicia abre una macrocausa por el Popular con más de 30 imputados