Ramón Regueira Otero: «Mi padre era futbolista, lo mandaron a la mili y al acabar montó la empresa»

La compañía AD Regueira mueve más de 70.000 referencias y cada mes factura a unos 5.000 clientes diferentes

«Mi padre era futbolista, lo mandaron a la mili y cuando acabó, montó la emprea» Hablamos con Ramón Regueira, Director de AD Grupo Regueira, compañía líder en distribución de recambios para el automóvil. La compañía mueve más de 70.000 referencias y cada mes factura a unos 5.000 clientes diferentes en Galicia, Asturias y León.

Redacción / La Voz

AD Recambios Regueira tiene 504 trabajadores y su nivel de facturación se sitúa en torno a los 70 millones. Opera en Galicia, Asturias y León. La compañía nació casi de casualidad y hoy Ramón Regueira Otero, de 42 años, ha cogido el testigo de su padre, Ramón Regueira Ramos, de 82, que además de empresario fue futbolista de Primera División. Y por ahí empezó todo.

-Creía que también estaría su padre en la entrevista. Fue el fundador de la empresa.

-Sí, sí, se acaba de marchar a Mojácar, a la playa. Recambios Regueira surge de una casualidad. Mi padre se dedicaba a jugar al fútbol en el Deportivo y en otros equipos. Tuvo la mala suerte de que con 23 años le tocó hacer la mili. Lo destinaron a África. El hombre se fue para allí porque el club en el que jugaba (creo que era el Burgos) no consiguió arreglarlo. Estuvo año y medio y cuando vino dijo que no quería seguir jugando al fútbol. Con algo de dinero que tenía se juntó con mi tío y montaron una farmacia en Jimena de la Frontera, en Cádiz. Era la farmacia que les encajaba para el dinero que tenían. Cuando pudo, volvió. Pensó en montar un negocio en un bajo de mi abuela en la calle Juan Flórez [A Coruña]. Un amigo que era representante de recambios, Quique Blanco, le animó. Así empezó. Contrató al primer trabajador de la empresa, José Lus Currás, que fue jefe de compras hasta que se jubiló hace seis años. Los dos fueron haciéndose un hueco.

-Además de los concesionarios, entre sus clientes están los talleres mecánicos. ¿Por qué tienen tan mala fama?

-Es una crítica poco justificada. En ocasiones ocurre que cuatro indeseables provocan que una opinión se generalice. Supongo que en el sector del taller multimarca, al igual que en otro tipo de negocios, habrá alguno que no funcione bien. Pero yo estoy convencido de que un 99 % de los talleres son empresas que cada vez se profesionalizan más, cada vez tienen más formación.

-¿No engordan la factura?

-No, estoy convencido. Insisto, no se puede generalizar. Ahora se dice que todos los catalanes son independentistas y yo estoy seguro de que no. Unos pocos hacen mucho ruido. Seguro que no todas las personas que van al fútbol son ultras, pero da la impresión de que al campo se va a montar follón. Aquí pasa un poco lo mismo. Estoy totalmente en desacuerdo con las generalidades. Tenemos clientes que son muy profesionales, con un grado de formación técnica muy elevado, con una gestión de la oficina muy potente. La generalización no se corresponde con la realidad. De hecho, y sorprendentemente, en la provincia de A Coruña el taller tiene una mano de obra baratísima, en torno a los 28 euros, entre las más bajas en Galicia. Por lo tanto, creo que no solo no timan al hacer las facturas, sino que hacen trabajos muy buenos a precios muy competitivos.

-¿Lleva su coche a un concesionario o a un taller?

-A los dos sitios. El concesionario es un gran cliente; pero hoy, precisamente, el coche está en un taller multimarca por un tema de neumáticos.

-¿Cuántas referencias mueven y cuántos clientes tienen?

-Más de 70.000 referencias. Y cada mes facturamos a 5.000 clientes distintos.

-Son valientes. Acometieron la construcción de estas dos naves en plena crisis.

-Nosotros somos una empresa prudente y conservadora. Reinvertimos prácticamente el 100 % de los beneficios. En el 2006 comenzamos con el proyecto del almacén automático, y pensamos en hacer un edificio anexo de oficinas. Pero con la crisis, decidimos centrarnos en nuestra necesidad: almacenar de una manera más eficiente. No recuerdo bien el año en el que empezamos. Tuvimos que esperar cerca de dos por las licencias. En el Ayuntamiento [de Arteixo] había otro partido y tenía un retraso tremendo. El almacén llevará dos años construido. Después llegó este edificio de oficinas, que surgió porque tuvimos la oportunidad de comprar el inmueble. Ahora intentamos unir las dos naves.

-¿Qué coche no compraría?

-No quiero hablar mal de ninguna marca. Pero si lo que busco es un coche fiable, que no me deje tirado en la carretera, creo que alemán o japonés. Son muy buenos. En otros países, desde mi punto de vista, no se construye tan bien.

-¿Se nota en los recambios?

-Sí, sí, sí.

-Los recambios no tienen que ser originales...

-Es un gran debate. Siempre digo que nosotros vendemos recambio original. Me explico: el fabricante de automóviles construye el chasis, el motor, las cajas de cambios... pero el resto de las piezas se las compra a fabricantes de componentes. A Valeo, a Robert Bosch, a Necto... El fabricante de componentes hace la pieza para la cadena de montaje del vehículo, pero también fabrica otras que posteriormente envasa. Así que el original es el que vendemos nosotros, porque es el del propio fabricante. Todas las piezas que tenemos son de recambio original o equivalente.

-¿Cómo conducen las mujeres?

-Igual que los hombres. Quizá son más prudentes. En mi familia conducen todas, excepto mi madre, que tiene carné, pero quiso dejar de conducir. Y si tienen que ir a cualquier sitio, van.

-¿Y los hombres?

-Quizá seamos un poco más nerviosos al volante. No nos vendría mal una dosis de calma.

-¿Por qué se envalentonan en el coche?

-Desconozco la razón por la que el coche pone de tan mal humor, pero es una realidad. En un atasco quizá pensemos que estamos en una competición, en una carrera, y eso es un error.

-¿Cuál es la virtud de su padre?

-La empatía y el saber delegar.

-¿Y el mayor defecto?

-Se los veo poco. Quizá , al igual que yo, podría decir que ninguno de los dos somos los más organizados del mundo. Estamos más enfocados a los objetivos que a los procesos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

Ramón Regueira Otero: «Mi padre era futbolista, lo mandaron a la mili y al acabar montó la empresa»