La liquidación de su filial de compras pone fin a Blusens, la firma tecnológica gallega

La Audiencia Provincial acaba de condenar a un exdirectivo de la firma a nueve meses de cárcel por un fraude del IVA «en carrusel»


Santiago / La Voz

En el 2006, antes de que nadie imaginase la tormenta que se avecinaba, todos querían fotografiarse con él. Encarnaba al emprendedor de éxito. Hasta Manuel Jove invirtió en su proyecto. Pero el sueño de Blusens, fundada por José Ramón García, se ha desvanecido. Cuando los bancos cerraron el grifo después de pinchar la burbuja inmobiliaria, la compañía inició un calvario que la ha llevado hasta su final. Blusens Tecnhology, la filial de compras, está oficialmente liquidada desde este año, después de que a finales del 2016 fracasara el intento de un fondo americano de hacerse con la compañía tras tres años en concurso de acreedores. A esto se suma que la Audiencia Provincial acaba de condenar a un exdirectivo de la firma a nueve meses de cárcel por un fraude del IVA «en carrusel», del que la compañía también es responsable subsidiaria. Este fallo es consecuencia de una investigación llevada a cabo en el 2008 por la Agencia Tributaria, que acusaba a la empresa de un fraude de 800.000 euros en cobro indebido de este tributo, algo que Blusens siempre atribuyó a un proveedor.

En el proceso concursal, los bancos acreedores tampoco aceptaron la quita propuesta por la empresa, de forma que se pudiera llegar a un acuerdo que evitara la liquidación. Las entidades no creyeron en la viabilidad de una compañía que competía con gigantes mundiales.

Este viernes, el fundador de Blusens, José Ramón García, ya está a otra cosa: ha creado un entramado de empresas (Visualiza Business) que emprende en negocios como la iluminación, la nutrición y la moda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
40 votos
Comentarios

La liquidación de su filial de compras pone fin a Blusens, la firma tecnológica gallega