Las fábricas del futuro ya están en Galicia

Con 800 robots por cada 10.000 empleados, la gran industria gallega es de las más automatizadas de España. La ola de innovación ya está comenzando a cambiar hábitos y puestos de trabajo


Redacción / La Voz

El Foro de Davos advierte que la robotización destruirá 7 millones de empleos en 5 años. Pero también está la tesis contraria. La de quienes sostienen que las plantillas serán más cualificadas y mejor remuneradas.

Galicia, con 800 robots por cada 10.000 empleos, según la Asociación Española de Robótica y Automatización, es una comunidad referente para la «fábrica del futuro». En buena medida por los gigantes del textil y la automoción. Pero la ola de innovación se adentra ya en todos los sectores.

Conservas Calvo

La «Smart Tuna Factory». El grupo Calvo tiene en marcha el proyecto Smart Tuna Factory en su planta de Carballo. No es la única. La patronal Anfaco, explica que la conserva está cambiando procesos de la cadena que, por falta de evolución tecnológica, no habían sido automatizados, como el corte. «Se trata de imitar la manipulación humana de precisión con la colaboración entre persona y máquina», afirma. Los sensores empleados para medir la frescura o la temperatura de productos son otra de las novedades.

Bodegas Martín Códax

El embotellado inteligente. El proyecto Bodega 4.0, de Martín Códax aplica técnicas avanzadas de embotellado, capturando y procesando información en tiempo real de cada máquina, trazabilidad por cada botella e interacción con el consumidor final. El sector apuesta por la viticultura de precisión, con análisis de viñedos con herramientas GIS a través de imágenes de satélites y drones.

Inditex

Radiofrecuencia en la cadena logística. El grupo de Amancio Ortega no para de innovar. Acaba de empezar a probar un nuevo sistema robotizado de recogida de pedidos on-line en tienda. El prototipo incorpora un lector óptico que escanea el código QR o acepta la clave pin que el cliente ha recibido al comprar por Internet. También sigue implantando el sistema RFID, de identificación de las prendas por radiofrecuencia, que le permite tener un control mucho más exacto de su stock en tiempo real.

Grupo PSA

El «factory booster». Vigo es la factoría modelo en la que el grupo ha comenzado a aplicar sus principales innovaciones, como la plataforma modular, que permite gran versatilidad para diseñar y construir cualquier tipo de vehículo. La planta de Vigo es también pionera en la implantación de robots colaborativos, realidad virtual o la logística inteligente, con el uso de vehículos autónomos que llevan las piezas a la línea de montaje.

Benteler y Faurecia

Cobots para componentes del automóvil. El robot se convierte en un apoyo para el operario, que asume las operaciones más peligrosas y evita los procesos más repetitivos. También supone mejoras ergonómicas para los trabajadores que habitualmente sufren enfermedades musculares como consecuencia de actividades de repetición.

Navantia

Realidad aumentada de Navantia. Aplica soluciones avanzadas de modelado y simulación 3D; realidad virtual y realidad aumentada para fabricación y mantenimiento; cobots, Internet de las Cosas y soluciones de conectividad inalámbrica en tiempo real dentro de los buques para mejorar la seguridad.

«Van a desaparecer empleos mecánicos, y van a aparecer nuevas profesiones más creativas»

M. S. D.

Un reciente informe del Foro Económico de Galicia (FEG), elaborado por el profesor de la Universidad de Vigo Alberto Vaquero, analiza el creciente impacto de la robotización en los sistemas productivos y en el empleo

Un reciente informe del Foro Económico de Galicia (FEG), elaborado por el profesor de la Universidad de Vigo Alberto Vaquero, analiza el creciente impacto de la robotización en los sistemas productivos y en el empleo. «Todas las actividades con proceso repetitivos son permeables a la robotización», sostiene.

-¿La robotización es un enemigo del empleo?

-Se suele vender como el gran enemigo del empleo, pero no es del todo cierto. Se van a producir dos efectos: uno de sustitución y el otro de complementariedad. Cualquier empresa busca la eficiencia técnica -producir más o igual con los mismos recursos- y económica -producir más o igual con menores costes-, y la robótica esta permitiendo precisamente esto. Van a desaparecer empleos, pero inevitablemente van a aparecer nuevas profesiones que exijan tareas más creativas y menos mecánicas. Si un robot puede incrementar la eficiencia, no es lógico no incluirlo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Las fábricas del futuro ya están en Galicia