Ángel Jove: «¡Y dale con los hermanos! Mi hermano y yo estamos más unidos que nunca»

El empresario critica la parálisis de su ciudad y dice que no «gastará un duro» en un museo de coches en A Coruña

Gardar das risas para os choros»">
«¿La clave de la supervivencia empresarial? Gardar das risas para os choros» El presidente y fundador de Anjoca, Ángel Jove, explica cómo ha logrado sobrevivir a varias crisis económicas y asegura que la relación con su hermano Manuel es buena

redacción / la voz

Si se le deja hablar, se embala. Sin miedos, sin medias tintas. Ángel Jove Capellán, de 78 años, es presidente de Anjoca, un conglomerado que factura 125 millones, da empleo a 2.000 personas y tiene presencia en Galicia, Asturias, Cantabria, Baleares, Madrid, Andalucía, Canarias y Murcia.

-¿A qué edad empezó?

-A los 16 años. Por la mañana iba al taller de mi padre, y por la tarde, a la academia Azur. A los 18 me marché voluntario a la mili, y de 8 de la tarde a 10 de la noche iba al instituto. Allí aprendí dibujo lineal y artístico. Por la noche, me volvía al taller para hacer mis chapuzas. Pagaban muy bien. En ese tiempo me dedicaba a hacer algún plano, y en ese momento el constructor Secundino Pardiñas, muy buena persona, me dijo «hombre por qué no te vienes conmigo». Me lio e hicimos una sociedad. Duró seis meses y nos repartimos unas roldanas, unas cuerdas y un pufo en una ferretería que tuvimos que pagar mi padre y yo. Empezamos dos obras. Una en A Silva y otra en Meicende. Luego, continué solo.

-¿Cuál fue su peor momento?

-Tuve momentos malos en la vida. He vivido todas las crisis: las de los 70, las de los 80… Gracias a Dios ninguna me arrastró. He sobrevivido a todas. En esta última, Anjoca ha crecido, y ha rebajado su deuda. Esto no quiere decir que no haya pasado malos momentos en mi vida. ¡Claro que sí! Me acuerdo de las obras que hacías y que no te pagaban. Imagínense que yo empecé hace más de 55 años. Era otro mundo distinto, cuando los trabajadores te preguntaban «¿con seguros o sin seguros?».

-¿Ahora tendría usted algún trabajador sin asegurar?

-¡Ni en casa! Eso es sagrado. Si lo hiciese me convertiría en un irresponsable conmigo mismo.

-Vamos, en esto de las crisis la experiencia es un grado.

-A ver, yo sé que está empezando otra burbuja. El suelo está por las nubes. Sobre todo en Madrid. Ante una crisis hay que «gardar as risas para os choros», como decía mi padre. A mi gente le insisto: trabajemos con lo nuestro. Las crisis siempre vendrán, y si no tienes paraguas te vas a mojar. Hay que ser un poco conservador. Es una recomendación. De hecho, puede ver a esos relámpagos que crecieron de la nada y fueron los primeros que cayeron. Otros llevamos 55 años trabajando, y aunque no nos comemos el mundo, sobrevivimos.

-La empresa está profesionalizada. ¿Se ha incorporado la siguiente generación?

-Presumo de tener buena gente. Mi hijo Ángel lleva la fundación y se está incorporando a la empresa. Sí, creo que seguirá funcionando, eso es lo que estamos tratando. Quizá haya accionistas. Puede ser que mi hijo sea el futuro presidente. Hoy la plantilla está integrada por más de 2.000 trabajadores. Y yo tengo la satisfacción de que no son 2.000 personas, sino que hay que multiplicar esa cifra por 3 o 4 porque es la media de miembros de cada familia. Ese es el valor que yo me doy a mí mismo.

-Pida un deseo.

-Que en España se siga manteniendo este bienestar que no existe en otro lugar del mundo. No puedo entender cuando se habla de cuatro millones de parados. En Anjoca tenemos un problema enorme para encontrar gente para trabajar. En la construcción nadie quiere estar. Hay personas que si les ofreces un empleo y les informas de que tienen que darse de baja en el paro, te amenazan. Hay familias de 4 miembros con todos en el paro; con lo que reciben viven de maravilla. ¡Pero cuidado! Hay gente que necesita la prestación. Sin embargo, existe la picaresca. A esto se suma el problema de la competencia de la economía sumergida.

-¿Cómo se lleva usted con su hermano, Manuel Jove?

-¡Y dale con los hermanos! Nos llevamos de maravilla. Hemos hecho cosas juntos. Él tiene su forma de trabajar, y yo, la mía. Estamos más unidos que nunca.

-Desde la fundación Jorge Jove se promovía un Museo de la Automoción, con más de 300 coches históricos. Se ha topado con la oposición municipal en A Coruña.

-Mejor no hablemos del tema. Es de vergüenza. Teníamos un proyecto maravilloso y la cesión de los terrenos, pero a estos señores de la Marea no les gustó. La fundación, que preside mi hijo, hace una gran labor. En silencio. Yo ya no gasto un duro en hacer un museo en A Coruña.

-¿Y fuera?

-No. Tengo un hermoso parque de naves en Sabón... Con esta gente no me peleo más. Nuestra colección es de las más importantes de Europa. The Society of Automotive Historians ha concedido a la Fundación el premio Nicolás Cugnot al mejor trabajo de investigación publicado en lengua no inglesa en el 2016: Los proyectos desconocidos de Ceta y Pegaso. El premio lo recogeremos en París en febrero.

-¿Por qué esa oposición?

-¿Por qué no se hace nada en A Coruña y todo está parado? Por una razón (sé que no gusta lo que voy a decir): No tenemos políticos. Es gente que no están por hacer nada para el pueblo.

-¿Por qué a los 78 se habla con más libertad?

-Creo que en nuestra vida empresarial nos hemos portado con cierta honradez y limpieza. Esto me da fuerzas para poder decir lo que no entiendo. Por ejemplo, si me dan despido libre, no puedo despedir a nadie. Necesitamos gente. Me lleno de rabia cuando escucho este tipo de cosas. El despido libre también debería de existir para los funcionarios.

-Se va a meter en un lío.

-Lo dije más veces. Explíqueme: ¿por qué un funcionario es de primera y un funcionario mío (mi trabajador) es de segunda? Hacen lo que quieren. Nos tienen paralizados. En dar una licencia tardan un año, un proyecto, 20. ¿Sabe cuando tardó en salir Matogrande? 15 o 16 años. ¿Y el Paseo de los Puentes? Más de 15. Ahora es peor. Ya no se saca nada adelante. A Coruña está paralizada. El alcalde tiene buenas palabras y nada más.

- Las áreas de negocio

Anjoca tiene cinco áreas de negocio: construcción, promoción, centros comerciales, una cadena hotelera, y una empresa de servicios de agua. Comenzó una promoción en Mallorca y otra en Canarias. También ha comprado su primer hotel (al BBV) en Baleares. Será de lujo y suma el 14 de la cadena.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
39 votos
Comentarios

Ángel Jove: «¡Y dale con los hermanos! Mi hermano y yo estamos más unidos que nunca»