Santander y Popular, mismo dueño, dos bancos diferentes

Ambas entidades siguen haciéndose la competencia en el mercado bancario con productos y condiciones diferentes casi tres meses después de la absorción


redacción / la voz

A pie de calle, y casi tres meses después de que una subasta exprés acabara con Banco Popular en manos del Santander (al precio de 1 euro), nada ha cambiado. Tampoco de puertas hacia dentro hay indicios de que ambas entidades pertenecen al mismo dueño. Ambos bancos siguen haciéndose la competencia en el mercado, con un catálogo de productos y servicios bien diferenciado, tanto desde el punto de vista de la oferta, como de las condiciones que ofrecen.

«La política comercial que mantienen ambos bancos sigue siendo la misma que mantenían antes de la fusión, porque los procesos de integración llevan tiempo. Un cliente del Popular no va a encontrar el mismo préstamo que en el Santander, ni viceversa. Los modelos de escritura de una hipoteca son diferentes. No hay coincidencia de productos», explica Carlos Carrera, consultor de finanzas personales de la firma viguesa Integra.

Y así es. Basta con acudir a sendas oficinas, con la intención de contratar un mismo producto, para comprobar las diferencias. Por ejemplo, para una hipoteca a plazo fijo por un importe de 160.000 euros a 20 años, el Santander prestaría el 80 % de la suma, a un 2,25 % bonificado con una serie de productos vinculados. Por la misma cantidad hipotecada, el Popular (que opera principalmente como Pastor en Galicia) ofrece unas condiciones a plazo fijo algo más competitivas: un interés del 1,75 % bonificado con domiciliación de nómina, seguro de vida, seguro de hogar, y consumo con tarjeta de crédito o débito por un importe igual o superior a 100 euros mensuales.

Rivalidad en la misma casa

Además, y pese a la compra, ambos bancos han seguido lanzando productos diferentes y rivalizando en el mercado. Esto es destacable en Galicia porque son competencia en 110 ayuntamientos, puerta con puerta en muchos casos. El Popular, por ejemplo, ha sacado la Hipoteca Cereza con unas condiciones muy ventajosas con la que pretende dar un impulso a su actividad comercial en el segmento de particulares tras los duros meses de primavera en los que perdió miles de clientes ante las dudas que generaba su futuro. Esa nueva hipoteca arranca con un tipo de interés entre el euríbor más 0,99 % y euríbor más 1,99 %, dependiendo de las bonificaciones aplicables. En este caso, las condiciones son similares a las de la Hipoteca Estrella del Santander.

La política comercial diferenciada se aplica del mismo modo a los ahorradores y clientes de fondos de inversión, en este caso con una mayor agresividad por parte del Santander, con su cuenta 1,2,3, que bonifica los principales recibos de consumos domésticos y ofrece entre un 1 y un 3 %. Poco puede hacer ahí el Popular-Pastor, con su 0,75 % de interés por depósito a plazo fijo, tras la desaparición de depósito Nómina Gasol, que ofrecía hasta un 4 %. También ha desaparecido su bonificación con un televisor por domiciliar nómina o pensión o el cheque Amazon por activar la banca electrónica.

Ahora bien, ¿cuanto tiempo más seguirán operando de manera diferente? Fuentes financieras explican que la integración del Popular en el Santander durará entre un año y medio y dos años, lastrada por la complejidad de la adaptación de los sistemas informáticos de las dos entidades. Hasta que se complete ese proceso, los actuales clientes del Popular mantendrán las cuentas y los productos contratados con el banco tal y como estaban antes de que fuera adquirido por Santander, y las oficinas del Popular seguirán operando con la misma política comercial con la que estaban antes de la compra. Y sus clientes tampoco pueden aún compartir red o cajeros.

Los acuerdos para usar cajeros pueden saltar por los aires

ana balseiro

El Santander pretende romper el trato por el que los clientes del ING y otros pequeños bancos pueden sacar sin coste en la red del Popular

La guerra de las comisiones por sacar efectivo de cajeros diferentes a los de la entidad bancaria del cliente, que se abrió hace un par de años, puede acabar reabriéndose si el Santander -dueño del Popular desde el pasado 7 de junio- decide finalmente acabar con el acuerdo que actualmente permite a los clientes de ING y de otros pequeños bancos (Bankinter, Banca Marcha, Evo Banco o Deutsche Bank entre otros) retirar efectivo sin coste de los 2.400 cajeros del Popular. Este cambio tendría un impacto notable en Galicia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Santander y Popular, mismo dueño, dos bancos diferentes