Empleo da un golpe a las cooperativas de facturación al decretar la disolución de Factoo

El ministerio le seguía los pasos por posible fraude con autónomos falsos: en dos años había tenido 5.000 afiliados distintos


redacción / la voz

El procedimiento, sobre el papel, es bien sencillo. Un trabajador, en la práctica un autónomo, se registra como socio de una cooperativa pagando la inscripción y realizando un pequeño depósito. A partir de este momento, es esa cooperativa, una plataforma en la web, la que emite la factura en nombre del trabajador, cobrando por ello un porcentaje en gastos de gestión, otro de IRPF, otro de impuesto de sociedades y las cotizaciones correspondientes en el régimen general de la Seguridad Social.

De esta forma, muchos autónomos gallegos están acudiendo a fórmulas de cooperativas on-line para ahorrarse costes. Pero el Ministerio de Empleo ha decidido poner coto a esta práctica, empezando por una de las más conocidas, Factoo. Este departamento ha descalificar a la cooperativa Fidelis Factu -su nombre oficial- por infracción, a la vista del informe emitido por una unidad especializada en Seguridad Social de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Valencia. En la práctica, esto supone su liquidación como plataforma.

En el informe emitido se relacionan «numerosas conductas infractoras». Una de ellas señala que los simulados «socios trabajadores» son, en general, profesionales trabajadores por cuenta propia dedicados a cualquier actividad que actúan en el tráfico mercantil, por lo que se ven en la necesidad de emitir factura a sus clientes, y correlativamente, cumplir con las obligaciones fiscales y en el RETA.

Otra conducta infractora se refiere a que en los dos años que lleva activa ha tenido en alta a más de 5.000 afiliados distintos. Cada uno de los socios trabajadores se mantiene en alta durante escasos días, lo que supone una vinculación anómala. Y se ha probado que Fidelis «no realiza actividad cooperativizada alguna». En síntesis, entiende Empleo que actúa al margen de la Ley de Cooperativas y es en realidad un instrumento que ha permitido a sus asociados esquivar sus obligaciones como autónomos que prestan sus servicios profesionales a terceros.

La Abogacía del Estado, según el comunicado de Empleo, emitió el miércoles un informe favorable al contenido de la resolución porque «resultan acreditados los hechos objeto de imputación, haberse respetado las garantías del procedimiento sancionador y concurrir los requisitos para la descalificación de la cooperativa». En junio, Empleo anunciaba la puesta en marcha de un plan para investigar la legalidad de estas cooperativas, para ver si suponían un perjuicio real para la Seguridad Social y si se están convirtiendo en un refugio de economía sumergida. Porque hay más casos como Fidelis.

Factoo se defiende

La cooperativa replicó este jueves que su actividad es legal y se ajusta a la normativa comunitaria y al ordenamiento jurídico español: «Nuestra actividad no es irregular ni ilegal, sino que se trata de la propia interpretación por parte de la inspección. Factoo es totalmente legal». Y sostiene que «pueden existir interpretaciones contrarias sobre la ley de cooperativas por los diversos niveles de regulación que existen en las comunidades autónomas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Empleo da un golpe a las cooperativas de facturación al decretar la disolución de Factoo