Galicia sigue con los carburantes más caros pese a entrar nuevos operadores

Una veintena de gasolineras independientes han empezado a operar con la licencia exprés de la Xunta

.

redacción / la voz

Hace casi dos años, la Xunta puso en marcha un procedimiento de licencia exprés para que nuevos operadores instalaran sus gasolineras en Galicia, confiando en que la llegada de esos surtidores independientes, fuera de las grandes cadenas -Repsol, Cepsa y Galp, que acaparan casi todo el mercado-, permitieran tirar los precios hacia abajo. En aquel 2015 Galicia era la segunda comunidad con los carburantes más caros, la primera no insular (Baleares estaba por encima), y el Gobierno gallego consideraba que no había razones objetivas para ello.

Dos años después de aquel decreto, la situación para el consumidor no ha cambiado. Según el último boletín del Ministerio de Energía, Galicia sigue encabezando ese podio, de nuevo junto a Baleares. Lo hace siendo, además, una de las pocas comunidades en las que opera una refinería, por lo que, sobre el papel, el coste logístico debería tener menor impacto. Justo al empezar el verano, un consumidor que llenara el depósito de un vehículo diésel pagaba de media en Galicia 55 euros; en la vecina provincia de León, cuatro euros menos por término medio, siempre según ese mismo informe oficial.

El decreto no ha tenido, al menos por ahora, el impacto esperado por la Administración en cuestión de precios, aunque sí se nota la entrada de nuevos operadores, y a un mayor ritmo. Hace doce meses solo había autorización para cuatro nuevas gasolineras, pero desde el pasado verano se ha dado luz verde a otras 13 instalaciones. Todas han entrado en la Administración autonómica a través de un nuevo procedimiento integrado y abreviado, una especie de ventanilla única que permite dar permisos a una gasolinera en un plazo máximo de seis meses, cuando lo normal es que se demore por encima de los doce. A través de ese procedimiento rápido se han inscrito ya casi una veintena de operadores, todos sin el abanderamiento de alguno de los grandes del sector. También hay una decena de solicitudes más presentadas en las oficinas de la Xunta.

El volumen de gasolineras independientes crece, pero aún de forma muy lenta. Apenas una de cada cuatro estaciones de servicio en la comunidad está fuera de la red de los principales operadores, que son los que, a la postre, terminan marcando el precio en buena medida. Según datos de la Xunta, actualmente hay 158 estaciones independientes, a las que se podrán sumar tres actualmente en construcción.

Investigación de Competencia

Los recurrentes elevados precios de la gasolina en Galicia han llevado incluso a algunos gasolineros a presentar reclamaciones ante la Comisión de Competencia por el sobrecoste que, dicen, les marcan las grandes productoras. La dirección de ese organismo público trasladó el pasado mayo al presidente Feijoo que abriría una investigación para determinar por qué en Galicia las tarifas están por las nubes. «No es normal [...]. Hay que terminar con unos precios diferenciales en Galicia frente al resto de España», dijo en Santiago José María Marín Quemada, presidente de Competencia.

Hay, con todo, un elemento que conviene no perder de vista: Galicia grava el carburante con el tipo autonómico más elevado. Se explica claramente así: hay que poner 4,8 euros extra por cada 100 litros que se despachan. En La Rioja, Navarra, País Vasco y Cantabria son cero euros. Esto explica la casuística gallega. La explica solo en parte, porque hay otras siete comunidades que tiene esa idéntica fiscalidad, pero sus conductores pagan menos cada vez que surten su vehículo.

Votación
12 votos
Comentarios

Galicia sigue con los carburantes más caros pese a entrar nuevos operadores