El «brexit» le pasa factura al negocio inmobiliario de Ortega

Ganó 72 millones, un 30 % menos, por la depreciación de la libra


Redacción / La Voz

Esta misma semana, durante su discurso en la junta de accionistas de Inditex, Pablo Isla fue rotundo respecto al brexit. «No afecta a los planes de inversión y seguiremos desarrollando nuestra actividad en el país», afirmó tras recordar que se guían por «estrategias a medio y largo plazo». Pese a la tranquilidad con la que se están tomando en la cúpula de la multinacional el divorcio británico de la UE, uno de sus grandes mercados en Europa, hay alguien en la sede de Arteixo que ya está notando en el bolsillo los efectos del proceso. Y es el fundador del grupo.

Pontegadea Inmobiliaria, la sociedad a través de la cual Amancio Ortega canaliza sus inversiones en ladrillo por todo el mundo (a las que destina buena parte de los dividendos que obtiene por su participación en Inditex), obtuvo el año pasado un beneficio de 72 millones de euros, un 30 % menos que los 103 que había ganado en el ejercicio precedente. Y, según explican en el informe de gestión que acompaña a las cuentas anuales, el roto está provocado por las fluctuaciones de las divisas, con un impacto negativo de 19 millones, concentrado, «en su mayor totalidad, en la variación de la cotización de la libra esterlina».

La división inmobiliaria de Ortega acumulaba, al cierre del ejercicio pasado, activos por valor de 6.719 millones de euros, 661 más que doce meses antes. El pasado fue un año de grandes adquisiciones en Pontegadea. La más sonada, la torre Cepsa, uno de los cuatro grandes rascacielos madrileños conocidos como las cuatro torres. Diseñada por Norman Foster, Pontegadea desembolsó 490 millones por ella.

La sociedad entró también en Asia, con la compra de un inmueble en Seúl, la capital de Corea del Sur. Pagó por él cerca de 330 millones de euros. En Estados Unidos hizo inversiones en la costa oeste (adquirió en San Francisco el edificio Tiffany, por 130 millones) y en la este (un bloque de 55 plantas de oficinas en Miami, que le costó unos 470 millones). En la vecina Canadá puso una pica en la gran arteria comercial de Montreal, donde será casero de Banana Republic, uno de los competidores de su imperio.

El impacto del brexit en la cotización de la libra no ha asustado al empresario, que parece que no piensa en frenar sus inversiones en el Reino Unido. La última que se le conoce es un edificio de oficinas en Londres, adquirido en enero del 2016, antes del referendo, pero en marzo de este año el empresario acometió una ampliación de capital de 114 millones de euros en su sociedad británica (Pontegadea UK), lo que sugiere que sigue teniendo el ojo puesto en las islas.

Cobra 293 millones en alquileres

La inmobiliaria es solo una de las ramas agrupadas dentro de la sociedad patrimonial de Ortega, Pontegadea Inversiones, que tiene como su principal activo la participación de control en Inditex (un 50,01 % del grupo textil, ya que el otro 9,28 % que posee lo gestiona a través de otra compañía, Partler).

Según las cuentas también depositadas en el registro, el holding Pontegadea, con todas sus ramificaciones, contaba al cierre del año pasado con activos por valor de casi 28.400 millones, de los que 8.520 corresponden a inversiones inmobiliarias, que le reportaron 293 millones al año en alquileres, un 10 % más que un año antes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El «brexit» le pasa factura al negocio inmobiliario de Ortega