El Estado y los ayuntamientos recortan la nómina de empleo público en Galicia

Dos de cada diez asalariados gallegos trabajan para la Administración


redacción / La Voz

La recuperación aún no ha llegado al empleo público. Al menos en Galicia. Mientras en el conjunto de España el personal al servicio de las Administraciones se incrementó este año por primera vez en un lustro, con un alza de casi cuatro mil personas -hasta superar los 2.523.000 trabajadores-, en la comunidad prosigue el tijeretazo provocado por la crisis.

Según los datos publicados esta semana por el Ministerio de Hacienda y Función Pública, en enero había en Galicia 148.143 personas en plantilla de las distintas Administraciones públicas. Son dos mil menos que los que se registraban un año antes y casi 11.000 respecto al pico del 2010, antes de que se limitase por decreto la reposición de personal.

Un recorte en el que los ayuntamientos han tenido un papel protagonista. De los 28.098 gallegos que trabajaban para la Administración local en enero del 2016 se pasó, doce meses después, a 26.631. Una reducción de plantilla superior al 5 % en solo un año. Los más activos con la tijera fueron los concellos de la provincia de Pontevedra, donde el recorte de personal rozó el 16 %, con una merma de casi 1.500 efectivos. Situación contraria a la de Ourense, donde no solo no hubo recorte, sino que la Administración local siguió engordando, con 75 incorporaciones.

Aunque en menor proporción que la de los ayuntamientos, el año pasado también se produjo una merma en la plantilla de la Administración central en Galicia, integrada a principios de año por 27.959 funcionarios, 340 menos que doce meses antes. Las salidas se concentraron en la provincia de A Coruña que, pese a las casi 200 bajas registradas, sigue siendo la que cuenta con una mayor dotación de personal al servicio del Gobierno central y otros organismos estatales.

Discrepancias en las cifras

Más debate hay sobre la evolución del empleo en la Administración autonómica. Según los datos del ministerio, la Xunta ha prescindido de 231 trabajadores en el último año. Sin embargo, la Consellería de Facenda aseguró esta semana que la plantilla aumentó en 763 personas, de forma que en enero contaban con 87.262 empleados. La diferencia viene por los 994 docentes en prácticas que el Gobierno autónomo computa pero que el central no. Facenda argumenta su posición asegurando que «son funcionarios de carreira que superaron unha oposición e que realizan o correspondente período de prácticas retribuídas dun ano que establece a lexislación do Estado».

El grueso de los trabajadores de la Administración autonómica se reparten entre los servicios sanitarios y educativos. Los primeros fueron los que más trabajadores incorporaron durante el 2016, con 511 altas, mientras que para educación no universitaria solo se reclutaron 61 personas más.

La plantilla judicial creció en 233 personas y la única reducción vino en la estructura orgánica del Gobierno de la Xunta, con la pérdida de 42 empleos vinculados a las consellerías.

Puntal del mercado laboral

El empleo público (al que hay que sumar los más de 7.600 trabajadores de las tres universidades gallegas) es uno de los puntales del mercado laboral gallego. Dos de cada diez asalariados gallegos prestan servicio a la Administración, y suponen sobre un 15 % del total de cotizantes que tiene la Seguridad Social en la comunidad.

Aunque la dependencia del sector público es alta, no llega a los niveles de comunidades como Extremadura, donde los trabajadores de organismos oficiales suponen casi un 30 % del total de los empleados por cuenta ajena.

Votación
7 votos
Comentarios

El Estado y los ayuntamientos recortan la nómina de empleo público en Galicia