La deslocalización a Portugal amenaza a los sectores más vitales de la economía gallega

Manoli Sío Dopeso
m. sío dopeso REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Instalaciones en Mos de Bimba y Lola, empresa que planea trasladar su producción al norte de Portugal
Instalaciones en Mos de Bimba y Lola, empresa que planea trasladar su producción al norte de Portugal La Voz de Galicia

La implantación de empresas en el norte luso se extienda a automoción, naval, logística, congelados y, ahora, el textil

09 jul 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Imaginemos un empresario gallego que necesita expandir su empresa. Comienza a buscar suelo y lo más barato (no lo mejor) que encuentra no baja de 100 euros el metro. Necesita ampliar plantilla, y los costes se le disparan. Hacienda no le va a echar una mano. Todo lo contrario, el año que viene ya ni siquiera le va a permitir fraccionar el IVA. Y entre tramitaciones, planes y licencias la obra acabada se le pone en el 2020.

No le salen las cuentas. Desesperado, acude a un parque empresarial de Valença (Portugal). Ve el cielo abierto cuando le ofrecen suelo urbanizado y listo para ocupar a 20 euros el metro cuadrado, bonificaciones a la contratación de portugueses que, sumadas a los sueldos más bajos, reducen el coste salarial en un 50 %. Y en materia fiscal, exención del IBI, deducción de hasta un 25 % en sociedades si reinvierte cada año un 10 % de los beneficios obtenidos. Los número cuadran.

No hay galleguidad ni sentimiento de país que pueda con esta situación de desventaja y falta de competitividad que ha llevado ya a instalarse en el norte de Portugal a más de 300 empresas gallegas en apenas una década.