El BCE insta a España a investigar la fuga de capitales en el Popular

El BBVA dice que comprar esa entidad «no le encajaba» por su lastre inmobiliario

a balseiro
bruselas, santander / la voz

El culebrón del Popular no termina. Después de que el Banco de España pusiese en duda la labor de supervisión de las autoridades europeas y del experto auditor (Deloitte), ayer fue la presidenta del Supervisor Único Europeo, Danièle Nouy, la que contraatacó desde la Eurocámara sacudiéndose toda responsabilidad en torno a la sorprendente liquidación de la entidad e instando a las autoridades judiciales españolas a que investiguen la sospechosa y descomunal fuga de capitales que sufrió el banco antes de ser ejecutado por la Junta Única de Resolución: «Hay margen amplio para que la Justicia española estudie esos movimientos, para ver si ha habido tráfico de información privilegiada y si algunas instancias han intentado protegerse mejor que los pequeños accionistas», señaló la francesa. ¿A qué instancias se refiere? A las que apuntó el ministro de Economía español, Luis de Guindos: algunas comunidades autónomas y ayuntamientos que se retiraron de escena unos días antes del hundimiento, amén de fondos de inversión como el estadounidense Blackrock, el mayor accionista del Santander. 

«No me cabe la menor duda de que habrá muchísimos litigios y es muy loable. Habrá que ver si alguna institución ha hecho algo que no debiera. Confío en que la Justicia española haga lo necesario», sostuvo Nouy. 

La responsable de supervisión del BCE se comprometió a hacer un estudio post mortem de la operación, que en su opinión fue un «éxito» y «lo mejor que se podía hacer dadas las circunstancias», pero no aclaró por qué el vicepresidente de la institución aseguró el día de la liquidación del Popular que los problemas del banco eran de liquidez, mientras que ella misma insistió ayer en que arrastraba «problemas estructurales» y en que el BCE ya había detectado un «guion sombrío». Entonces ¿por qué pasó los test de estrés y por qué no se utilizaron instrumentos de recapitalización preventiva? El supervisor europeo se justifica alegando que están obligados a actuar con «proporcionalidad».

Mientras, el consejero delegado del BBVA, Carlos Torres, explicó ayer en Santander, durante su intervención en la inauguración de un curso en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), que comprar el Popular no estaba en sus planes por el lastre inmobiliario que acarreaba el banco finalmente vendido al Santander. «La operación no nos encajaba estratégicamente, por eso no hemos presentado ninguna oferta», dijo, para admitir a continuación que, «ciertamente la exposición inmobiliaria tenía algo que ver en esa falta de encaje estratégico». Así, el número dos del banco negó que el BBVA tuviera «ninguna espina clavada» por no haberse hecho con el Popular.

Sin riesgo de oligopolio

Torres también aseguró que no cree que esta última compra vaya a suponer el riesgo de un oligopolio financiero, a diferencia de otras voces, que alertan de la excesiva concentración que vive el sector financiero -los últimos en hacerlo, la Asociación de Inspectores del Banco de España-. «Es difícil predecir el futuro, pero en absoluto pienso que haya una situación de oligopolio o que vayamos a tenerla en algún momento», aseveró. Por el contrario, considera que la entrada de nuevos competidores, al calor de los avances tecnológicos, fomenta la competencia.

En el mismo foro, el ex consejero delegado de NCG Banco y actual primer ejecutivo de ING para España y Portugal, César González-Bueno, dijo ayer que confía en que la compra del Popular por parte del Santander no rompa el contrato que permite a los 3,6 millones de clientes del banco holandés sacar dinero sin comisiones en la red de cajeros del Popular. «Romper ese acuerdo supondría restringir la competencia», dijo.

Por otra parte, el consejero delegado de Santander España, Rami Aboukhair, se reunió el pasado jueves en A Coruña con los responsables territoriales del Popular-Pastor para reiterar el mensaje oficial de tranquilidad ante la futura integración. Aunque, eso sí, les trasladó la intención de la entidad de deshacerse de las marcas Popular y Pastor.

Los consumidores denuncian al FROB

La asociación de usuarios de bancos, cajas y seguros Adicae presentó ayer un recurso en la Audiencia Nacional contra la actuación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en la resolución y venta del Popular. En concreto, argumentan que la subasta tras la resolución del supervisor europeo «no fue lo correcta [...] ni lo transparente que debía». Algo que concedió «ventajas» al Santander. Para Adicae lo normal hubiese sido un canje de acciones entre el Popular y el Santander.

Según el escrito, «no resulta muy lógico, ni ajustado a la legalidad», que el hecho relevante por el que el Santander anunció la operación de compra estimara que los recursos de los clientes ascendieron a unos 96.000 millones de euros en el 2016, y que, sin embargo, no fueran suficientes para haber buscado soluciones alternativas a la pérdida total de la inversión.

La asociación explicó en un comunicado que ahora el FROB deberá poner a su disposición el expediente administrativo que fundamentó la resolución del Popular, a efectos de continuar el procedimiento.

La plataforma también informó de que seguirá celebrando asambleas informativas en todo el territorio nacional para reunir a nuevos afectados para las acciones penales y civiles que interpondrá. En Galicia las citas son hoy en A Coruña y Vigo. Ambas en la sede de Adicae. El objetivo: «Que las víctimas del Popular aclaren todas sus dudas respecto a su situación y se agrupen para el reforzamiento de los contenciosos administrativos y demás acciones legales que la asociación ya tiene en marcha».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El BCE insta a España a investigar la fuga de capitales en el Popular