Desestimada la solicitud de Ángel Ron de cobrar una indemnización millonaria del Banco Popular

La Voz

ECONOMÍA

BENITO ORDOÑEZ

Emilio Saracho renuncia a más de cuatro millones de indemnización previstos en su contrato tras la venta de la entidad al Santander

16 jun 2017 . Actualizado a las 11:10 h.

El magistrado de lo Social del juzgado 33 de Madrid ha desestimado la solicitud del expresidente del Banco Popular, Ángel Ron, de una indemnización millonaria por despido improcedente, según informa El País. Según fuentes judiciales, el montante asciende a 4,3 millones, pero la defensa lo sitúa en 350.000 euros. El juez considera que no tenía contrato laboral cuando dimitió, sino que era mercantil, y apunta que existen «sospechas de una posible autocontratación fraudulenta». Los abogados de Ron estudian recurrir una sentencia que califican de «incoherente». 

El Popular otorgó a Ángel Ron una pensión de jubilación por 23 millones. El banco realizó durante el 2016 aportaciones a Ron por valor de 243.000 euros vinculadas a los sistemas de ahorro a largo plazo, tras lo que el directivo acumula 8,57 millones por este concepto. Conforme a los estatutos del banco, Ron accedió tras su cese como presidente a una pensión por jubilación de 1,1 millones de euros al año vinculada al cumplimiento de un pacto de no competencia poscontractual. El banco completó además las dotaciones con un importe de 15,6 millones en concepto de compromisos por pensiones pendientes de dotar, que se registrarán con fecha de este 20 de febrero.

Ron, que había mantenido un mutismo completo desde su salida del banco, a principios de año, ha cambiado de estrategia tras la venta del mismo al Santander y amenazado por los movimientos de un creciente número de accionistas que pretenden llevarle a los tribunales por su gestión. Ante este escenario, el banquero gallego ha pasado al ataque, responsabilizando a Emilio Saracho de la debacle final del Popular, ante la que dice sentir una «desolación absoluta». «El banco ha sido solvente hasta mi último día al frente», defiende, para añadir que «fue la gestión de Saracho la que provocó la liquidez». Por ello, dice sentirse «tranquilo» frente a las avalancha de demandas que se avecinan y ante las que rechaza tener cualquier responsabilidad.