La plantilla del Banco Pastor reclama al Santander que preserve la marca

La venta compromete 1.500 empleos directos y otros 500 indirectos en la comunidad


madrid / la voz

«Es un sentimiento general el de que se debe mantener la marca Pastor en Galicia. Creo que lo compartimos todos», explicaban ayer fuentes sindicales, en relación con la importancia que, tanto para la plantilla como para la comunidad, tiene preservar una enseña bancaria tan enraizada en el territorio. Por eso, la defensa de su conservación, pese a la venta del Popular al Santander hace una semana, será una de las cuestiones que los representantes sindicales trasladarán al comprador cuando comiencen los contactos oficiales para iniciar el proceso de integración.

Las mismas fuentes apuntaban que la preservación de la marca es importante en una doble vertiente: «Primero, si se mantienen las dos enseñas, se les daría un impulso grande a las garantías laborales y a que se mantengan los puestos de trabajo; y segundo, nos gustaría que el Santander hiciera un estudio de mercado en Galicia, ya que el nombre del Pastor tiene una fuerza comercial y territorial en absoluto desdeñable y tendría impacto en el mantenimiento de clientela». Hace una semana, la dirección del Santander trasladó a la plantilla del Popular-Pastor que el primer reto sería no perder un solo cliente. «Y ayudaría ese tipo de gestos con Galicia», apuntaba ayer el director de una oficina. Hay un precedente: el Sabadell decidió preservar la enseña Gallego en sus oficinas. «Dende un punto de vista estratéxico e empresarial sería acertado conservar o Pastor», apuntan desde el sindicato CIG

Impacto en el empleo

La marca es uno de los caballos de batalla. El otro, tanto o más relevante y unido al anterior, es el empleo, recuerdan desde UGT. Aunque el proceso de integración aún no ha arrancado oficialmente, los sindicatos ponen el foco en la preservación de los puestos. Desde CC. OO. han comenzado una ronda de contactos con los grupos parlamentarios en Galicia, «para trasladarles la dimensión, tanto económica como social», que la venta del Popular tiene en la comunidad y recabar apoyo ante «el alcance del problema».

De hecho, subrayan que, aunque la parte más visible del empleo que genera el grupo en Galicia son los trabajadores de la red de oficinas, casi 1.500 en total (un millar del Pastor y el resto, alta dirección y empleados de las sucursales del Popular), el impacto de la operación es mayor, ya que afecta a otro medio millar de puestos de trabajo indirectos, como los más de 200 de Konecta, el servicio de atención telefónica, con sede en Bergondo.

También forman parte del grupo la inmobiliaria Aliseda; media docena de pequeñas empresas vinculadas al sector de los seguros, como Pastor Vida, Pastor Seguros o Pastor Preferentes; el grupo inmobiliario La Toja, con sede en Pontevedra, y el grupo hotelero del mismo nombre, La Toja Hoteles, con establecimientos en la comunidad. Hay que añadir también la empresa de promoción inmobiliaria Saite, propiedad al 50 % del Pastor y de Marlolan, una de las sociedades de inversión de Dolores Ortega, sobrina del fundador de Inditex. Asimismo, el Pastor cuenta con 70 agentes comerciales (autónomos) en la comunidad, que se sumarían al impacto laboral del proceso de integración.

Esa es la presencia, que se traduce en 683.000 clientes, de ellos más de 116.000 pymes, autónomos y comercios. 

Sin calendario de integración

En lo que respecta al Santander, su red en la comunidad está integrada por alrededor de 850 empleados. El banco que preside Ana Botín no ha fijado aún calendario para proceder a la absorción del Popular, aunque desde los sindicatos estiman que, por los antecedentes de las integraciones previas (como la del Popular y el Pastor o el propio Santander con Banesto), llevará «posiblemente meses».

«Estamos todos expectantes después de la primera reunión mantenida con los responsables de recursos humanos del banco la semana pasada. Fue solo una primera toma de contacto, informal, en la que se nos dio la bienvenida y se nos pidió que sigamos trabajando con normalidad, como habitualmente, que los dos equipos se iban a poner a trabajar ya en las cuestiones de la integración, pero no hay calendario», reiteraron esas fuentes.

Descartado un pleno sobre la operación en el Parlamento gallego

No habrá pleno monográfico en el Parlamento gallego sobre la venta del Popular-Pastor al Santander por un solo euro. El presidente de la Xunta no comparecerá en el pleno de la próxima semana para abordar este asunto, pero la oposición tiene claro que pedirá explicaciones a Feijoo sobre un movimiento que el propio jefe del Ejecutivo gallego admitió como «unha mala nova para Galicia».

La nacionalista Ana Pontón atribuyó al presidente el «triste mérito» de haberse convertido en el «liquidador do sistema financeiro galego», primero con las cajas y luego con el Pastor. «Ou está cos intereses da familia Botín ou cos traballadores e os pequenos investidores», dijo, calificando la operación de «unha nova estafa» para Galicia, algo en lo que coinciden con En Marea.

Para el PP, pedir explicaciones a la Xunta y a su presidente por esta cuestión «parece que está fuera de lugar», ya que sería el Congreso el lugar para reclamarlas, dijo su portavoz, Pedro Puy, si bien es cierto que «a título personal» añadió que le gustaría saber qué sucedió porque «hay preguntas en el aire», sobre todo con la actuación de los supervisores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La plantilla del Banco Pastor reclama al Santander que preserve la marca