Euskaltel se lanza a la conquista de todo el norte tras comprar la asturiana Telecable

f. fernández REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

La dueña de la gallega R pagará 686 millones al fondo Zegona, que será segundo accionista

17 may 2017 . Actualizado a las 06:48 h.

La operadora vasca Euskaltel acaba de culminar un ambicioso proyecto que empezó a acariciar hace casi dos años, cuando decidió que el País Vasco se le había quedado pequeño. El mes de julio del 2015 fue crucial. El día 1 empezó a cotizar en bolsa y el 23 anunció conversaciones formales con el fondo CVC y Abanca para comprarles la cablera gallega R por 1.190 millones. Rumiaba también hacerse con la asturiana Telecable, para así cerrar el círculo y conformar la gran teleco del norte de España, capaz de codearse y competir con las grandes compañías. Pero el fondo británico Zegona fue el que se llevó el gato al agua, y el 27 de ese mismo mes de julio cerró un acuerdo formal de compra del 100 % de la asturiana por 640 millones de euros.

Sin embargo, donde hubo fuego, cenizas quedan. Dos años después de aquel jarro de agua fría, el grupo Euskaltel, con R incluida, comunicó ayer un pacto con Zegona para controlar al fin Telecable. Con la cablera gallega ya era grande, ahora lo será mucho más.

La asturiana aumentará un 20 % el mercado de la gran teleco del norte, que, tras la operación, ofrecerá 2,4 millones de servicios diarios a un total de 800.000 clientes. Operará en un territorio con seis millones de habitantes, el 12,76 % de la población española, y que supone el 13,34 % del PIB nacional.