Algo más que vacas en el rural gallego

En el campo hay otra Galicia emprendedora, a menudo solapada por las actividades tradicionales, estratégicas para el medio rural. Pero hay vida más allá de la leche y de la carne, y también más allá de la huerta


En el campo hay otra Galicia emprendedora, a menudo solapada por las actividades tradicionales, estratégicas para el medio rural. Pero hay vida más allá de la leche y de la carne, y también más allá de la huerta. Nuevas empresas en la hostelería, en la moda, en la energía o incluso relacionadas con las nuevas tecnologías empiezan a instalarse en el rural, hasta ahora estigmatizado por una galopante crisis demográfica y por la caída de rentabilidad del imprescindible sector agroganadero

Piel para firmas de lujo

Un buen día, Ana Muñiz y su marido decidieron unir sus conocimientos: ella los que tenía de costura y él, los de sus años de experiencia en Picusa, una empresa de curtidos de Padrón. El resultado fue el nacimiento de una firma dedicada a la confección de piel.

.

Así nació en 1992, en Dodro, Ana Muñiz S. L., que arrancó su actividad en la casa familiar. «Nos comezos da actividade, as prendas confeccionábanse empregando a marca propia Ana Muñiz, e vendíanse a tendas multimarca e peleterías repartidas por todo o territorio nacional. Dende fai uns anos, e debido á entrada no mercado de gran cantidade de prendas a baixo prezo procedentes de Asia, este mercado desapareceu e a empresa centralizou a actividade en confeccionar prendas para outras marcas internacionais posicionadas no segmento do luxo, seguindo elevados estándares de calidade», explica la fundadora del negocio. Hoy, Ana Muñiz, entre otras marcas, hace bolsos para Loewe desde sus instalaciones de Dodro. Un ejemplo de cómo reorientar un negocio. 

Confección. 32. Es la plantilla de la empresa, que espera acabar este año con 40.

Negocio con el deporte

.

Apasionado del deporte, licenciado en Educación Física, Jesús Manuel Graña tuvo un día una idea después de conversar con un marinero sobre cómo traía las redes de otro continente. Se interesó por el proceso, y entonces fue cómo importó a España su primer contenedor de balones de baloncesto. Primero utilizó como almacén un garaje que sus padres tenían en Palas de Rei, luego se instaló en el polígono de Melide y, finalmente, por cuestiones operativas, acabó en Palas. El grupo Jim Sports, dedicado a la importación y distribución, factura hoy 16 millones de euros.

«Para mí, emprender en el medio rural no fue difícil. Era un terreno que yo conocía bien y tenía muy claro que mi empresa tenía que estar donde estaba mi gente», recuerda Jesús, quién recuerda que cuando empezaron, en 1997, las comunicaciones terrestres no eran las mejores, y que hoy entregan sus pedidos en España en 24 horas. «Las telecomunicaciones en el rural de Galicia no son buenas, en Palas de Rei tuvimos que sufragar con fondos propios la instalación para que nos llegase la fibra óptica al polígono», lamenta. 

Distribución. 83 puestos de trabajo. Las empresas del grupo facturan 16 millones.

Cómo depurar las aguas

.

GV Soluciones nació de una idea madurada en un máster MBA de la Escuela de Negocios Caixanova en el año 2004. Es cuando Gonzalo Varela, un químico que llevaba 10 años trabajando para otras empresas en el sector del medio ambiente, decide formarse y montar su propio negocio.

El pasado año construyó una planta industrial dedicada a la fabricación de equipos de potabilización y de depuración de aguas residuales. Y logró una ayuda de la Xunta de casi 100.000 euros para proyectos no agrarios en el rural.

«Los comienzos fueron complicados por la crisis económica, y por eso la empresa decidió en el 2010 emprender en mercados internacionales, como Sudamérica, África y Oriente Medio, donde conseguimos contratos tan relevantes como la depuración del aeropuerto de la capital de Mauritania, y soluciones en grandes empresas industriales del sector conservero y textil», recuerda el fundador Gonzalo Varela, quien considera un acierto haberse instalado en un municipio rural como Negreira, donde ha recibido el apoyo de los organismos locales. 

Ingeniería. 15 trabajadores en la plantilla. Cerrará el año con 8 millones en facturación. 

Contenido digital en casa

.

Nacida en Lugo hace 37 años, y formada en Humanidades, esta emprendedora siempre tuvo claro que quería vivir en el campo. Nunca le gustó la ciudad, ni su ritmo de vida, ni los coches, ni todos los gastos que genera vivir en una urbe. Así que se ha instalado en casa de sus abuelos, en Ortigueira, donde está una de las sedes de su empresa. La otra se encuentra en Outeiro de Rei.

La empresa, que se llama Contidos Dixitais, tiene un modelo de colaboración con otras firmas, está formada por dos socios y factura 130.000 euros al año. «Nós proporcionamos solucións de formación on-line para aquelas empresas que queren desentenderse deses problemas técnicos», explica Noa Orizales.

Trabaja en horario flexible, lo que le permite conciliar mejor su vida personal, y reconoce sentirse afortunada por estar ocupada en lo que le gusta. «A crise se notou porque as empresas recortaron en formación e vímonos afectados; a caída de actividade a solucionamos cos clientes de fóra de España: tivemos contratos fóra por todo o mundo; dímonos a coñecer na rede», aclara. 

Internet. 2 trabajadores. Ella y una socia. Facturan 130.000 euros anuales.

Del zapato a la moda joven

.

Desde pequeño, en su pueblo, estuvo rodeado de calzado. Era una tradición que venía de lejos. Desde 1895. La familia de Antonio Méndez se dedicaba a la fabricación y comercialización de zapatos. «Desde los 6 años pude ver cómo mi abuelo cortaba las pieles, mi tío fabricaba y mi madre y mis tías, con una gran sonrisa, miraban al cliente», rememora Antonio Méndez. «Siempre tuve la visión de ser emprendedor, de tener mi negocio enfocado al mundo de la moda y en el 2015 nace la idea de crear Pera Limonera Lifestyle, un nuevo concepto de venta on-line, para dar respuesta a los clientes sedientos de moda hecha en España, usuarios que estaban demandando algo más», precisa Antonio.

Esta es la historia de cómo una vieja zapatería de Melide se ha lanzado a la venta de calzado juvenil y ha creado una línea de ropa, con diseño propio y productos nacionales.

Antonio Méndez celebra el progreso de las tecnologías y de las infraestructuras de transporte en el rural, pero lamenta los problemas que tiene para hallar personal más cualificado. En la compañía están ahora doce trabajadores. «Pera Limonera Lifestyle es una empresa en pleno crecimiento, por lo que la cifra de empleo estimo que crecerá proporcionalmente. En cuanto a la facturación, creo que es muy precipitado hablar de cifras. Todo lo que ganamos, lo reinvertimos en promoción», subraya el promotor del negocio.

Diseño y moda. 12 personas que componen un equipo especializado en cada una de las tareas de esta empresa de moda.

Implantes para animales

.

Beta Implants nació de la pasión de dos promotores por la unión de la ingeniería y la medicina: la biomecánica. Esto fue lo que llevó a Bibiana Rodiño a hacer su proyecto fin de carrera de Ingeniería Industrial sobre el desarrollo de implantes a medida para casos complicados en cirugía veterinaria. A partir de entonces, esta emprendedora no dejó de trabajar en su idea y en el 2013 constituyó, junto con Antón Rodríguez, BETA, empresa dedicada al diseño, fabricación y suministro de implantes para traumatología, ortopedia y neurocirugía veterinaria.

«En mayo de 2015 hicimos el lanzamiento oficial a los clientes. En tan solo dos años hemos pasado de ser solo nosotros dos en un garaje prestado en Ourense, con maquinaria del año 1989, y que modificamos informáticamente para poder trabajar en las magnitudes de micromecanizado y precisión que necesitábamos, a ser seis personas en una nave propia, en Salvaterra do Miño, con maquinaria de última generación», explica Bibiana Rodiño.

La fundadora de la compañía considera que, gracias a haberse localizado en el medio rural, han tenido la oportunidad de haber accedido a unas buenas instalaciones a un precio asumible y poder dar así el salto desde una nave que les ha permitido crecer en la producción industrial.

Beta Implants prevé cerrar el presente año 2017 con un volumen de ventas de unos 300.000 euros.

Biomecánica. 6 personas en la plantilla, en la que están los dos ingenieros promotores y otros dos más para funciones técnicas.

Cuidar vacas, y mascotas

.

En una zona de honda tradición ganadera, como es Meira, en Lugo, el veterinario Fermín Rico se dedicó durante mucho tiempo a la atención de grandes animales, como son las vacas. «Un día, debido a la creciente importancia que tenían las mascotas, nos decidimos a abrir la clínica para pequeños animales con la intención de atender una demanda que no teníamos cubierta», recuerda este profesional.

Fermín Rico cree que el futuro de algunas comarcas del medio rural, en parte, depende de la evolución del sector ganadero. «La producción de leche era una actividad muy intervenida por la administración, desde la desaparición de la cuota láctea, su supervivencia depende de su capacidad de adaptación a un mercado muy competitivo y volátil. Nuestro trabajo como veterinarios está encaminado a ayudar a los ganaderos a ser más eficientes para que puedan enfrentarse con éxito a los desafíos actuales», recuerda Rico.

Este veterinario considera que es clave el papel que juega la administración con sus políticas: creación de infraestructuras y servicios, normas urbanísticas y agrícolas, exigencias medioambientales e incentivos económicos. «Todo esto condiciona el modo de vida de los habitantes del rural, y lo hará atractivo o no para sus pobladores. Las empresas de servicios dependemos directamente del censo», matiza.

Sanidad. 14 personas empleadas, incluidos Fermín y su mujer, que son los fundadores del negocio.

Una hostelería renovada

.

Alquimia Hoteles S. L. es el resultado de un empeño de Marina González: crear puestos de trabajo para sus hijos después de un revés societario. Es el único hotel de sus características en las localidad ourensana de Celanova. Y una nueva empresa que ha nacido también con la colaboración de las ayudas públicas para proyectos no agrarios. Marina González precisaba adaptar el inmueble para la categoría de dos estrellas, con nuevos equipamientos, conexión a Internet y nuevos espacios para el desayuno y la comida.

«Tratamos de dar a nuestros clientes un servicio cercano y familiar, en un ambiente relajado y acogedor», recuerda Marina. Y explica: «Abrimos a mitad de capacidad el 1 de agosto del 2016 y a mediados del mismo mes ya estaban operativas las 20 habitaciones y la cafetería de la primera fase. Todavía no tenemos el recorrido de un año entero en óptimas condiciones, pero la trayectoria que llevamos en estos nueve meses nos hace ser optimistas».

La impulsora del negocio recuerda que el restaurante ha empezado a coger forma con la contratación este mismo mes de mayo de un cocinero con mucha experiencia, y que lidera el equipo de cocina. «Estamos empezando también con la segunda fase del hotel, habilitando una júnior suite y un par de habitaciones familiares más», explica Marina González.

Hostelería. 3 puestos de trabajo creados de un proyecto que invirtió casi 150.000 euros en modernización.

Votación
20 votos
Comentarios

Algo más que vacas en el rural gallego