La CNMV pone fin al cautiverio de 9.000 accionistas de Pescanova

El valor, congelado en 5,91 euros, volverá a cotizar en dos meses


vigo / la voz

Los más de 9.000 accionistas que estaban en Pescanova antes de que los bancos tomaran el control de la empresa (ahora refundada en Nueva Pescanova) no lo tienen todo perdido. Es más, puede que antes de dos meses vuelvan a saber de su dinero o de lo que queda de él. No es mucho tiempo, si se tiene en cuenta que este gran colectivo de afectados por la quiebra de la compañía cuando estaba presidida por Fernández de Sousa lleva bloqueado en la CNMV desde marzo del 2013. El regulador suspendió entonces la cotización, por irregularidades que al final sentarán en el banquillo a una veintena de directivos de la era Sousa.

Tras incontables apelaciones al regulador bursátil, el presidente de la CNMV, Sebastián Albella, aprovechó su participación ayer en un acto público para anunciar el levantamiento de la suspensión «antes de dos meses». «Soy partidario de que las suspensiones de cotización duren lo menos posible, pero este caso es complejo», advirtió Albella

Si esto es cierto, los minoritarios de Pescanova podrán librarse al fin de un cautiverio que los analistas consideran inexplicable e injustificado. «Debió ser una suspensión temporal, y levantarse para que el mercado determinara su valor, y los inversores que quisieran pudieran salir, en lugar de quedar atrapados», afirma el analista de mercados Javier Flores.

El valor se desplomará

La gran incógnita ahora es cómo habrá afectado toda la crisis y reestructuración vivida por la empresa al valor de la acción, y hasta qué punto será castigado.

El presidente del supervisor avanzó ayer que, antes de su regreso al parqué, se le pedirá a la compañía información sobre las transacciones recientes que ha habido con su valor potencial, para que sirva de indicación a la hora de iniciar nuevamente la cotización.

Según distintos expertos consultados, las previsiones no son muy favorables. A modo de cálculo estimativo, teniendo en cuenta que el último precio de la acción fue de 5,91 euros (así quedó congelada), y que la ampliación de capital ejecutada en la nueva sociedad (por valor de 340 millones de euros) ha reducido su participación al 1,7 % dentro del grupo, el valor resultante de la acción se situaría en torno a los 0,0945 euros.

«Los inversores deben ser conscientes de la nueva situación y asumir las pérdidas. Es improbable que recuperen la inversión. Matemáticamente es imposible», asegura Flores.

Los títulos de la compañía se llegaron a vender en 18 euros en el año 2013. A día de hoy, valdrían céntimos, según el analista financiero David Galán. «Los inversores van a perder, eso desde luego; habrá un canje y lo que antes valía cinco ahora pasará a valer mucho menos», asegura.

Los expertos aclaran que, en todo este tiempo de suspensión, ha habido movimientos de ventas de acciones de Pescanova, «porque siempre hay especuladores e inversores dispuestos a arriesgar cuando ven que un valor cae mucho».

Estos días todavía es posible ver en foros de bolsa a inversores ofreciendo 1 céntimo por acción de Pescanova en el mercado gris.

La sociedad evitó ayer pronunciarse sobre el anuncio de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), por carecer de información al respecto. «Seguimos en pie y luchando», afirman por su parte fuentes de los accionistas minoritarios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La CNMV pone fin al cautiverio de 9.000 accionistas de Pescanova