El plan de inspección laboral destapó 4.450 empleos no declarados en Galicia

Gabriel Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

MARCOS MÍGUEZ

El año pasado detectó a 350 personas que trabajaban a la vez que cobraban una prestación

22 abr 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

El plan conjunto de inspección laboral impulsado por la Xunta -a través de la Consellería de Economía, Emprego e Industria- y la Inspección de Trabajo afloró el año pasado 4.450 empleos sumergidos. El dato incluye tanto las altas a la Seguridad Social que se realizaron tras detectar un incumplimiento en las condiciones de los trabajadores como el número de extranjeros que prestaban servicio en empresas sin el correspondiente permiso de trabajo.

A través de este programa de inspección, que lleva en marcha desde el 2012, se han realizado más de 412.000 actuaciones de control en estos cinco años. De ellas, más de 21.500 (alrededor del 5,2 % del total) han acabado con un acta de infracción. Las comprobaciones abarcan cuatro áreas. La primera es la de seguridad y salud laboral, con controles para velar por la prevención de los riegos laborales.

En materia de relaciones laborales, los inspectores vigilan posibles fraudes en la contratación, especialmente en el empleo temporal o a tiempo parcial. Dentro de este campo, la Xunta puso en marcha un plan específico para garantizar el uso correcto de los contratos formativos y en prácticas, que de momento ha permitido convertir casi 3.000 contratos temporales en indefinidos.