El PSdeG alerta contra otro aumento del precio de la luz en Galicia por el suplemento territorial

ECONOMÍA

Leiceaga sostiene que la nueva regulación hará repercutir en los consumidores la fiscalidad ambiental a las compañías, como el canon eólico gallego

07 abr 2017 . Actualizado a las 12:58 h.

El recibo de la luz va a subir de nuevo, en torno a unos 3 euros por hogar y mes, pero la diferencia esta vez es que solo subirá en Galicia. Eso es la menos lo que anunció este viernes el portavoz del PsdeG-PSOE, Xoaquín Fernández Leiceaga, al hilo de una resolución del Tribunal Supremo que permite a las eléctricas repercutir en los consumidores mediante un «suplemento territorial» el coste de los tributos específicos que puedan fijar los gobiernos autónomos, como es el caso del canon eólico implantado por la Xunta.

Leiceaga explicó en rueda de prensa los efectivos que va a tener el auto del Tribunal Supremo. Para empezar le impone «un prazo breve», dijo el portavoz del PSdeG, al Ministerio de Industria y Energía para integrar en la parte regulada de las tarifas los tributos de las comunidades autónomas sobre la energía. No afecta a todos los territorios, pero sí a algunos, como Galicia, donde se aplican tres impuestos específicos: canon eólico, canon ambiental por agua embalsada y el impuesto de contaminación atmosférica que grava a las centrales térmicas. Por el canon eólico, la Xunta recauda cada año unos 23 millones de euros y 20 millones más por los dos impuestos restantes. En total, son entre 42 y 43 millones de euros adicionales que las compañías pueden recuperar específicamente en Galicia a través del recibo de la luz.

Añade el portavoz socialista que, desde la regulación impulsada en el 2013 por el Gobierno de Rajoy, la aplicación de suplementos territoriales tiene un carácter obligatorio. Es decir, si una comunidad grava por motivos ambientales a las eléctricas, como ocurre en Galicia, el ministerio «ten a obriga de introducir unha tarifa regulada para os consumidores desa comunidade», explica Leiceaga, así que el coste de los impuestos ambientales «vamos a notalo todos no que paguemos en Galicia».