Los gallegos pagaron 200 millones de euros más en impuestos el año pasado

El repunte de los ingresos por IVA compensa la caída de la recaudación por sociedades

Recaudación por impuestos en Galicia Recaudación por impuestos en Galicia

redacción / La Voz

Pese a la reforma fiscal aplicada entre el 2015 y el 2016, que rebajó los tipos de los dos principales impuestos directos (IRPF y sociedades), los gallegos pagaron el año pasado 200 millones de euros más en tributos que en el 2015, lo que supone un incremento del 3,2 %. Según los datos de recaudación publicados por la Agencia Tributaria, la delegación del organismo en Galicia ingresó durante el 2016 en la comunidad casi 6.598 millones, frente a los 6.395 que habían entrado en caja un año antes.

Una subida que se explica por el aumento de la actividad económica y el consumo. Además de en el repunte del PIB o en las ventas del comercio, el mayor gasto de los hogares se nota en el alza de los ingresos por IVA, que se dispararon casi un 15 % en Galicia. En concreto, la recaudación del principal impuesto indirecto se incrementó en más de 300 millones de euros, y se situó ya muy cerca de las cifras que aporta el IRPF (la diferencia fue de apenas 140 millones, frente a los 450 del año anterior).

Y es que, frente al estirón del IVA, el impuesto de la renta se mantuvo plano el año pasado. Pese a que cada vez hay más gente con empleo -la afiliación media repuntó en 16.400 personas durante el año pasado-, la atonía de los salarios y, sobre todo, la rebaja fiscal aplicada en los dos últimos ejercicios, no permitió mejorar la recaudación por este tributo, por el que se ingresaron seis millones de euros menos.

Mientras las familias vieron incrementada su factura fiscal por el aumento del consumo, las empresas aportaron casi un 12 % menos a través del impuesto de sociedades. Y es que, pese a que el decreto aprobado tras el verano obligó a los grandes grupos a adelantar parte de sus beneficios al fisco para contribuir a la reducción del déficit, la recaudación total por este tributo pasó de los 1.470 millones del 2015 a los menos de 1.300 que ingresó la Agencia Tributaria de las empresas gallegas el año pasado. 

El consumo tira menos en España

No ocurrió lo mismo en el resto de España, donde Hacienda sí consiguió cerrar in extremis el agujero que los cambios fiscales aprobados a principio de año habían generado en la recaudación del impuesto de sociedades. Gracias a la subida de las retenciones que se aplican a las empresas, los ingresos aumentaron un 5 %, mil millones de euros más, frente a la práctica congelación del IRPF -que solo crece un 0,1 % (unos 70 millones de euros)- y un repunte más modesto del IVA, cuya aportación crece un 4,2 % (2.500 millones), tres veces menos que en Galicia.

En conjunto, la Agencia Tributaria ingresó el año pasado 186.249 millones de euros, un 2,3 % más (4.240 millones más) que en el 2015, gracias al aumento de las bases imponibles, que compensó el efecto de las rebajas fiscales, que según las estimaciones del fisco tuvieron un impacto negativo en la recaudación de 2.264 millones. Y es que el agujero generado en el IRPF (donde la reforma fiscal redujo en más de 4.000 millones los potenciales ingresos) se compensó con el efecto positivo de los cambios en sociedades y el IVA (2.300 millones en conjunto).

Además del balance del 2016, el fisco publicó también el balance de los dos primeros meses del año, en los que la recaudación crece con fuerza, a un ritmo cercano al 7 %.

Hacienda prevé un aumento récord de los ingresos, pese a renunciar a tributos ya anunciados

Para cuadrar los Presupuestos de este año y, sobre todo, ajustarse al corsé del déficit pactado con Bruselas, el Ministerio de Hacienda ha dibujado una previsión cuanto menos optimista de la recaudación. El departamento que dirige Cristóbal Montoro confía en un espectacular aumento de los ingresos tributarios, que según el proyecto presentado ayer se incrementarían en 14.714 millones, tres veces más de lo que crecieron el año pasado (4.240 millones). Y eso a pesar de que, si se cumplen los pronósticos del propio Ejecutivo, la economía española crecerá en este 2017 menos de lo que lo hizo en el ejercicio anterior.

En concreto, el boceto de cuentas públicas que se desvelarán en su totalidad el martes, cuando lleguen al Congreso, apunta a un aumento de la recaudación del 7,9 % hasta los 200.963 millones. Supondría volver a niveles de hace diez años, antes de la crisis, como reconoció el propio ministro, que fía la gesta a una intensa creación de empleo y a la mejora del consumo. Porque de lo que no hay rastro en los Presupuestos es de los nuevos impuestos que el Gobierno se comprometió a implantar cuando envió a las autoridades comunitarias la actualización del plan de estabilidad. Tanto los nuevos impuestos ambientales como la tasa a las bebidas azucaradas han caído de momento en el olvido, fruto del pacto con Ciudadanos, aunque el Ejecutivo no cierra la puerta a aprobarlos más tarde.

A falta de nuevas vías de ingresos, Hacienda confía en un incremento de la recaudación de todos los impuestos ya existentes. Destaca el alza del 12,6 % prevista en el capítulo de sociedades, donde espera elevar los ingresos hasta los 24.400 millones, por la limitación de las deducciones en las grandes empresas.

La recaudación por sucesiones cae un 18 % por la rebaja fiscal, que aún se notará este año

Al tiempo que la Agencia Tributaria hacía balance de la recaudación del año pasado, el Ministerio de Hacienda actualizaba ayer los datos de ejecución presupuestaria de las comunidades autónomas, que permiten comprobar la evolución de los tributos cedidos a las autonomías. En el caso de Galicia, destaca el desplome en la recaudación del impuesto sobre sucesiones y donaciones, que aportó al erario autonómico 131,2 millones de euros, un 18 % menos de lo ingresado en el ejercicio anterior, coincidiendo con la entrada en vigor el año pasado de la exención fiscal de los primeros 400.000 euros de herencia para los descendientes directos.

Si se atiende a los derechos reconocidos (la cantidad que se pasa a cobro, se haya o no ingresado efectivamente), la cifra asciende hasta los 149,8 millones, también por debajo de los casi 181 millones del año anterior.

Desde la Consellería de Facenda explican que la caída no es mayor porque en el 2016 todavía tributaron muchas herencias del año anterior que no se beneficiaron de la rebaja fiscal (hay seis meses para liquidar el impuesto), por lo que estiman que en los datos de recaudación de este año se notarán todavía los efectos de la nueva exención.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los gallegos pagaron 200 millones de euros más en impuestos el año pasado