La banca encarece las nuevas hipotecas en Galicia tras los reveses judiciales

Rubén Santamarta Vicente
rubén santamarta REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Pilar Canicoba

Los registradores detectan ya un repunte en los tipos, y creen que seguirán subiendo

21 mar 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

La banca ya está trasladando a sus nuevos préstamos hipotecarios el coste que le están suponiendo los últimos reveses judiciales: la anulación casi generalizada de las cláusulas suelo, y la obligatoriedad de devolver también, en muchos casos, los gastos de constitución del crédito (de media, unos 3.000 euros). Los dos varapalos de finales del año pasado han supuesto un repunte en el tipo medio al que se contratan los nuevos préstamos para la vivienda. En Galicia, hace un año el interés medio estaba en un 2,41 %, fue bajando hasta el 2,33 y en el último trimestre repuntó hasta el 2,43 %, según datos de los registradores. Y ello con el euríbor en mínimos históricos y en negativo (acabó el 2016 en el -0,08 %). Y es una de las cuatro comunidades en las que más han subido los diferenciales, según la misma fuente.

Son solo unas décimas de subida, sí, pero muy indicativas, según admiten los registradores de la propiedad en su último informe: «Queda por cuantificar las consecuencias producidas por las sentencias relativas a las cláusulas suelo y los gastos de constitución de hipotecas. En ambos casos las entidades financieras están obteniendo sentencias desfavorables, que puede llevar a remodelar el planteamiento que realizan con respecto al nuevo crédito hipotecario, contando, como una de sus principales herramientas, con la subida de tipos de interés de contratación como elemento para cubrir costes que hasta la fecha les eran ajenos». Y concluyen que «los tipos de interés de contratación no van a seguir descendiendo», al contrario de lo que ha venido sucediendo en los últimos años.

«Es evidente -dicen fuentes financieras- que, si hay unos gastos por los procesos judiciales, habrá que incrementar los ingresos por otro». Es una apreciación coincidente entre las entidades. En un entorno de tipos bajísimos y a largo plazo, como ha repetido el BCE, con dos varapalos judiciales considerables, y con una nueva ley hipotecaria en negociación, el acceso al crédito para vivienda se va a ver encarecido y, obviamente, restringido. «Las hipotecas en España eran más baratas que en el resto de Europa gracias, entre otras cosas, a las cláusulas suelo, e incluso los que tenían esa cláusula no han pagado un precio superior a los europeos», apuntan en uno de los bancos consultados.