«A vaquiña polo que vale»: pagar lo justo por la electricidad

Contratar la energía de su hogar a precio de coste ya es posible

.

¿Se acuerdan de aquel eslogan de anuncio de detergente que hizo reflotar una empresa familiar frente a las multinacionales que ganaban presencia día a día? Efectivamente, el «busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo» de mediados de los ochenta; lo que hoy sería un «viral» en toda regla. Pues si funcionó entonces... no tiene porqué ser menos ahora. Mayor oferta y mejores herramientas para dar con el producto a su medida. No hay excusa.

Se busca el móvil idóneo dentro de una misma gama; los electrodomésticos; el coche... bombardean los seguros de todo pelaje con propuestas personalizadas... Un sinfín de ofertas para cualquier ámbito del consumo. Pero, ¿y la energía de su hogar? A menudo los consumidores se quedan con la distribuidora eléctrica de referencia. Pero hay alternativa, para alivio de su bolsillo. Como la empresa Xenera, de propiedad 100% gallega, que nació de la fusión de tres comercializadoras de energía que aunaron esfuerzos a partir de la apertura del sector en el 2009.

Recibo de la luz

¿Sabe que el precio mayorista de la electricidad supone el 35% del total del recibo final? Sin embargo, los peajes suponen alrededor del 40% y cerca del 25% restante corresponde al Impuesto de Electricidad y al IVA.

Los precios diarios del marcado mayorista se fijan con un día de antelación, alrededor del mediodía y para el 2017 el Gobierno ha congelado los peajes y cargos eléctricos con los que los consumidores sufragan los costes regulados.

Esteban Luis, director comercial de Xenera
Esteban Luis, director comercial de Xenera

A vaquiña polo que vale, el principal producto de Xenera, ofrece una tarifa energética a precio de coste a la que sólo habría que añadir una precio de gestión de 3 euros por el servicio ofrecido.

Xenera está presente principalmente en el mercado gallego, aunque muchas empresas gallegas que trabajan en otras comunidades autónomas también cuentan con sus servicios.

Su propuesta es clara, una tarifa eléctrica a precio de coste y comprensible para el usuario para poder así convertirse en la principal compañía eléctrica de Galicia.

Lo que realmente importa

Entre la multitud de factores que afectan a su factura de la luz -precio contratado; discriminación horaria; coste del contador...- hay uno que suele quedar relegado a un segundo plano. Pero es determinante: la potencia contratada. ¿Qué es? Se trata de un derecho contratado con la distribuidora eléctrica, dueña de las redes de cables que acercan la electricidad. Se compra el derecho a que esa distribuidora reserve una potencia concreta de la que dispone su red. Así se garantiza que cuando demande consumo, la potencia que lo proporciona esté ahí reservada para su hogar. Las eléctricas facturan este concepto como «fijo». Es decir, que aunque no consuma energía, la potencia contratada la va a pagar.

El precio de tal potencia contratada ha subido un 70% en los últimos tiempos, por lo que tenerla bien ajustada a su necesidad real resulta ya esencial. Lo primero es identificar la suma de las necesidades que tienen los electrodomésticos del hogar, en caso de estar todos funcionando al unísono.

El interruptor conocido como ICP actúa cortando el consumo cuando se excede la potencia contratada. Si nunca ha actuado en su hogar, tiene muchas posibilidades de tener contratada una potencia excesiva. Le sobra capacidad. Si alguna vez salta ese interruptor significa que en ese determinado momento, con los electrodomésticos funcionando en esa configuración, su hogar demanda más potencia de la que tiene contratada.

Xenera ajusta su potencia contratada para favorecer el ahorro, que es de unos 12 euros al bisemestre por cada tramo.

Consulte aquí las ventajas de los productos de Xenera.

Votación
43 votos

«A vaquiña polo que vale»: pagar lo justo por la electricidad