Audi, con la soga al cuello por el escándalo de manipulación de emisiones

La Fiscalía de Múnich ordenó ayer registrar tanto la sede como varias instalaciones de la marca

.

berlín / corresponsal

Audi ganó en el 2016 un 5,6 % menos que el año anterior. Así lo anunciaba ayer el presidente del fabricante alemán, Rupert Stadler, durante la presentación del balance anual. Una rueda de prensa que terminó convirtiéndose en un tercer grado, cuando casi paralelamente la Fiscalía de Múnich, situada en el sur del país, ordenaba registrar tanto la sede como varias instalaciones de la marca, cada vez más salpicada por el escándalo de manipulación de emisiones que lastra a su matriz, Volkswagen, desde que se hizo público en septiembre del 2015.

Por ahora las investigaciones no están dirigidas contra ninguna persona concreta, sino que se enmarcan en un proceso iniciado por un presunto delito de fraude y de publicidad engañosa relacionado con la venta en Estados Unidos entre el 2009 y el 2015 de 83.000 coches equipados con el motor diésel V6 de tres litros creado por Audi, filial de Volkswagen.

Más de un centenar de policías de Baviera, Baden-Württemberg y Baja Sajonia participaron en las redadas, que se desarrollaron en la central de la ciudad de Ingolstadt, siete plantas de Audi e incluso varias viviendas de empleados. «Ni mi casa ni mi despacho han sido registrados», se defendió Stadler en la rueda de prensa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Audi, con la soga al cuello por el escándalo de manipulación de emisiones