La UE prepara su asalto a la era de los robots

Cristina Porteiro
cristina porteiro BRUSELAS / CORRESPONSAL

ECONOMÍA

REMY GABALDA | AFP

El Parlamento Europeo exige que se regule la actividad de las «personas electrónicas»

12 feb 2017 . Actualizado a las 10:09 h.

«La inteligencia artificial podría significar el fin de la especie humana». Quien lanza la señal de advertencia no es otro que el astrofísico británico Stephen Hawking. El miedo casi ciego a lo que el desarrollo de la robótica avanzada puede traer a nuestras sociedades no se limita a los expertos. El Parlamento Europeo se mostró esta semana preocupado por la posibilidad de que «a largo plazo la inteligencia artificial llegue a superar la capacidad intelectual humana». Sin un sistema de control adecuado no sería descabellado imaginar un escenario de guerra entre especies. 

Aunque ese episodio pertenece todavía al mundo de la ciencia ficción, la Eurocámara quiere evitar conflictos a consecuencia de la irrupción de los androides en el mercado laboral, en la vida familiar o en el sistema sanitario. Este miércoles dará luz verde en el pleno a una iniciativa para exigir a Bruselas que legisle en torno a la actividad de estas «personas electrónicas» para garantizar que la humanidad estará protegida durante el asalto a la nueva era de la robótica. «Esta legislación es para hacer la vida mejor a los seres humanos, no a los robots», aclara la eurodiputada luxemburguesa Mady Delvaux, responsable del informe.

Su advenimiento es irreversible y, en muchos casos, necesario. Europa calcula que para el 2025 el 20 % de sus ciudadanos tendrán más de 65 años. Un gran volumen de población envejecida que necesitará asistencia de una masa laboral cada vez más estrecha. La automatización del trabajo sigue su tendencia al alza por las mejoras que imprime en terrenos como el de la eficiencia energética, la optimización de la agricultura o la teleasistencia a personas dependientes. Del 2010 al 2014 las ventas de robots aumentaron una media del 17 % por año y es la industria electrónica la que está generando el mayor número de ofertas de empleo. La Comisión Europea calcula que hasta el 2020 necesitarán cubrir 825.000 puestos de trabajo en el terreno de las TIC