Los concellos se preparan para gravar tendidos eléctricos y gasoductos

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

ALBERTO LÓPEZ

El Supremo avala que las instalaciones se consideren construcciones para fijar la tasa

05 ene 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

El Concello coruñés de Arteixo, presidido por el popular Carlos Calvelo, será el primero de Galicia que cobre una tasa a las empresas por el uso del dominio público de sus instalaciones de transporte de energía eléctrica, gas, agua e hidrocarburos como si estas fuesen construcciones. Y lo hará con el respaldo del Tribunal Supremo, que en una sentencia dada a conocer anteayer avala el cobro de tributos municipales por los tendidos aéreos, subterráneos y canalizaciones de gas, entre otras infraestructuras que afectan a terrenos públicos.

Arteixo aprobó en el 2014 unas ordenanzas fiscales que incluían una tasa por utilización privativa o aprovechamiento especial del dominio público local de las instalaciones de transporte de energía eléctrica, gas, agua e hidrocarburos. Además, valoraba el suelo ocupado como si esas líneas y canalizaciones se tratasen de construcciones a efectos de calcular la base imponible de la tasa.

Pero Red Eléctrica de España (REE), Unión Fenosa Distribución y Gas Galicia pusieron el grito en el cielo, se negaron a pagar tales tributos y se encomendaron a los tribunales. Consideraban un error que se valorasen como construcciones las líneas eléctricas, lo que repercutía en el valor catastral de los terrenos y en un incremento del gravamen que entendían no justificado.

Pero, tras años de litigios, el Supremo ha cerrado la boca definitivamente a las empresas. Las tres son propietarias de la mayor parte de los tendidos energéticos que surcan el municipio coruñés, pero también de la mayor parte de los tres centenares de ayuntamientos gallegos, que se frotan ya las manos pensando en esa nueva vía de recaudación.

Calvelo se mostró ayer triunfante por el respaldo obtenido por el Tribunal Supremo a una tasa concebida, añadió, como un modo de obtener una compensación -también para los vecinos de los barrios más afectados por los tendidos- por las restricciones que pesan sobre los terrenos municipales ocupados de forma continua por las infraestructuras de transporte de energía. Por el Concello de Arteixo discurren siete líneas de alta tensión y un ramal del gasoducto que parte de la planta de Reganosa en Mugardos y que distribuye gas natural por toda Galicia.

Esa tasa supondrá este año para las arcas municipales de Arteixo 100.000 euros adicionales, pero Calvelo ya avanzó que pasarán los recibos de los años 2014, 2015 y 2016. En total, espera recaudar 320.000 euros.

Valentín González Formoso, presidente de la Diputación de A Coruña y alcalde de otro de los grandes concellos industriales de Galicia, el de As Pontes, celebró el fallo y consideró «de justicia» lograr compensaciones por el impacto de las líneas de alta tensión. Formoso ya avanzó que adaptarán sus ordenanzas fiscales para elevar la base imponible.

As Pontes es uno de los concellos gallegos que se benefician del canon ambiental que recauda la Xunta entre las empresas por la presencia de aerogeneradores y de tendidos eléctricos.