Francisco Conde: «Pemex fue una tabla de salvación del naval cuando no había contratos»

El conselleiro de Economía advierte que la automoción debe competir en conocimiento y productividad, no por menores salarios


santiago / la voz

Ha salido reforzado en el nuevo ejecutivo de Alberto Núñez Feijoo, Francisco Conde (Monforte de Lemos, 1961) tiene bajo su mando el departamento estrella que aglutina la política económica, industrial y laboral de la  Xunta. Sus recursos crecerán en el 2017, el doble que la media del presupuesto, con el objetivo de consolidar el crecimiento y cambiar el modelo productivo.

-El presidente ha dicho que algunos conselleiros seguirán como diputados. ¿Es usted uno de ellos?

-Tiene mi acta a su disposición. No es un asunto que me preocupe. Me preocupa Galicia, la gestión ordinaria en la Xunta y mi labor como parlamentario.

-¿Se siente el hombre fuerte del Gobierno?

-No, me siento como en la legislatura pasada. Soy uno más. Y simplemente lo que tengo que hacer es afrontar el reto de mi área.

-Pero usted tiene bajo su poder el empleo, la política laboral...

-Sí, mi consellería aglutina áreas que tienen muchas sinergias, como la industria, la economía, el empleo, y, por tanto, requiere un trabajo en equipo.

-Hablando de mercado de trabajo, ¿no le resulta dramática la pérdida de población ocupada joven?

-El factor demográfico es el que más peso tiene en esta realidad, la falta de nacimientos. En relación a los movimientos migratorios, Galicia ha tenido en los últimos años un saldo positivo. Pero hay que trabajar aquí también reteniendo talento. Hay un tercer elemento: el de la formación y los incentivos a la contratación. Aquí tenemos el plan de garantía juvenil. En menores de 30 años en Galicia tenemos ahora diez mil ocupados más que hace un año. Se está mejorando, pero vamos a desarrollar nuestra estrategia propia, consensuada con los agentes y amparada en una ley. El cheque de formación es una cuestión sobre la que trabajar.

-¿En qué consiste?

-Es la posibilidad que le puedes dar a un desocupado para que identifique aquel curso que se ajusta más a su perfil para la inserción laboral. Es el demandante el que determina el curso que quiere hacer.

-¿No le parece inquietante que parte de la actividad productiva de la automoción se haya deslocalizado al norte de Portugal?

-Hay que valorar los retos alcanzados. En la anterior legislatura trabajamos para que Citroën pudiera ser el adjudicatario de nuevos modelos y ese es un hito que va a marcar la viabilidad de la planta durante diez años. La carga de trabajo con la K-9 subirá un 6 %. Y a partir de aquí hay que seguir trabajando para atraer inversión y aprovechar más la capacidad productiva instalada. El camino está trazado en términos de competitividad. Se van a invertir 3.000 millones en Galicia.

-Sí, pero yo le preguntaba por lo que se ha ido a Portugal...

-Lógicamente, nosotros como gobierno abordamos la competencia que se puede producir para ubicar proyectos. Estamos desarrollando incentivos a la compra del suelo. Hay ayudas a la innovación. Pero tenemos claro que desde el ámbito laboral nuestra competitividad viene por el conocimiento, no por los salarios. La clave es la mejora de la productividad.

-¿Puede hablarse de fracaso con todo lo que se anunció de Pemex?

-No. Pemex ha permitido que el sector naval gallego sea hoy una realidad. Abrió una alianza primero con la contratación de dos floteles, que son 300 millones de euros. Y en un momento que no había contratos. Fue una tabla de salvación para el sector, como también la negociación del tax lease.

-Pero el resultado final de los pedidos está por debajo de las expectativas...

-La realidad es que Pemex ha reducido sus ingresos en un 75 %. Y con la caída del precio del petróleo, lógicamente, tuvo que reajustar sus inversiones. Pero no solo Pemex, sino todas las multinacionales. Barreras está adaptando su carga de trabajo.

-¿Qué futuro tiene el naval gallego?

-Hay retos diferenciados. Navantia tiene el desafío de seguir logrando contratos vinculados a la Armada. Y seguir desarrollando la eólica off shore para dar carga de trabajo a Astano. En cuanto al sector privado, seguir trabajando en ámbitos como el transporte de viajeros. Hay una perspectiva clara de seguir cerrando contratos. Hoy Galicia tiene el 37 % de los contratos en vigor de toda España.

-Ustedes han dicho que en esta legislatura será una prioridad estratégica el medio rural...

-El sector primario forma parte de la vertebración económica y social de Galicia. Por tanto, la política industrial tiene que poner a esta área al mismo nivel que puede estar la automoción. Galicia es la novena potencia forestal europea. Y estamos hablando de un sector que representa el 3,5 % del PIB y que acoge a 3.000 empresas.

«Indra e Inaer ya han puesto en marcha sus centros tecnológicos»

La inversión del polo tecnológico de Rozas, en Lugo, para impulsar la industria de los drones acaparó gran parte de la gestión de la Xunta en el último tramo de la legislatura.

-¿Cómo está este proyecto y qué expectativas hay?

-Hay una realidad. Se están adecuando las instalaciones del aeródromo para tener la mayor capacidad de Europa. Indra e Inaer ya han puesto en marcha sus centros tecnológicos, y por tanto los desarrollos comprometidos en la licitación. Y por último hay una tercera cuestión: en enero vamos a comenzar el desarrollo del convenio de compra pública innovadora por 24 millones de euros.

-¿En qué se traduce eso?

-Significa que, además del desarrollo de las instalaciones y de que Indra e Inaer cumplan con sus compromisos, vamos a contratar productos y bienes que la Administración va a desarrollar para prestar servicios en el ámbito de los aviones no tripulados. La alianza entre las empresas y las administraciones constituye el elemento clave para que, con la colaboración de las pymes, Rozas pueda convertirse en un motor de desarrollo sobre el conocimiento y la industria en Galicia.

«El número de empresas que exportan ha crecido un 30 % desde el año 2009»

La supresión de las ayudas a las renovables parece haber ensombrecido el futuro de un sector que hasta ahora era estratégico para muchas comunidades.

-¿En qué medida la política del exministro Soria ha dejado un escenario de tierra quemada para muchos años?

-El Gobierno tenía la responsabilidad de corregir el déficit tarifario. Y eso se hizo con el esfuerzo de todos los sectores. Ahí no solo han estado las renovables. Ahora ya podemos trabajar en una ordenación para impulsar esta energía. El Gobierno ha dado un primer paso con la convocatoria de una subasta de 3.000 megavatios que permitirá a España recuperar el liderazgo.

-¿Hay futuro en Galicia?

-Sí, tanto en la eólica como en la biomasa. La ventaja que tiene la comunidad gallega es que tiene el recurso y somos competitivos. Podemos decir que tenemos los parque más eficientes por horas de viento. Por tanto, el sector de las renovables es claramente competitivo.

-¿Se está empezando a corregir el déficit de empresas exportadoras?

-La estrategia está dando resultados en dos ámbitos. Primero, en las propias exportaciones, que crecen casi cinco veces más que la media española. Y segundo, el número de empresas exportadoras ha crecido un 30 % desde el año 2009. Sobre todo, de aquellas que venden al extranjero de forma regular, que son las que mantienen unas ventas durante cuatro años. ¿Cómo hay que seguir avanzando? El tejido productivo gallego tiene dos retos: mejorar sus canales de comercialización, sobre todo proyectos emprendedores, y en segundo lugar, ganar tamaño.

-¿Qué sectores están llamados a tener protagonismo en la economía gallega?

-El sector aeronáutico y todo lo vinculado con la bioeconomía, es decir, actividades en las cuales, a través de las aportaciones del conocimiento, puedan generar nuevos productos, bien sea en la leche o en la conserva, por poner dos ejemplos. La biotecnología entendida como el impacto que se genera, su papel de palanca. En el ámbito agroalimentario se pueden desarrollar nuevos productos, nuevos procesos de mayor valor añadido. Este es un reto claramente de futuro y que debe de permitir que nuestro sector primario genere mayor valor y dé un salto cualitativo. En esto estamos trabajando ahora. Si sumas Rozas y el forestal tienes los tres focos claros.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Francisco Conde: «Pemex fue una tabla de salvación del naval cuando no había contratos»