Emprendedores gallegos con vocación social

Tiran de la tecnología puntera para ofrecer soluciones que mejoran la vida a diabéticos o enfermos de alzhéimer

.Pablo Dorgambide, de Xesmar
Pablo Dorgambide, de Xesmar

santiago / la voz

Tienen por delante una difícil travesía, un camino que no todos concluyen. Consolidada la idea, queda ahora pergeñar el plan de negocio; saber cómo se va a producir, lograr la financiación y, sobre todo, contar con clientes que lo hagan rentable. Eso no solo pasa por identificar a los potenciales compradores, sino en convencerlos para que adquieran el producto. En una iniciativa impulsada por la Fundación Vodafone y la Xunta, el Gaiás acoge seis proyectos empresariales con un nexo común: se trata de iniciativas que se valen de las nuevas tecnologías para ofrecer servicios sociales.

Es el caso por ejemplo de Insulclock, una herramienta que ayuda a los diabéticos. Uno de sus impulsores, Suso Pérez, aclara que se «trata de un dispositivo electrónico que se ajusta a la pluma de insulina y almacena toda la información relativa a la administración: hora, día, tipo de insulina, lo que mejora la calidad de vida de los enfermos».

.Alberto Novoa, de MyKeeper.
Alberto Novoa, de MyKeeper.

Alberto Novoa, Raquel Mejuto y Guillermo Álvarez, otros tres emprendedores, ingenieros de telecomunicaciones, tienen una empresa que se llama Mykeeper. «Hemos ideado dos dispositivos pensados para facilitar la tarea del cuidador del enfermo de alzhéimer u otra demencia», explica, lo que incluye un sistema de localización integrado en un reloj o pulsera y un sistema que detecta cuándo un paciente pretende levantarse de la cama, generado una alerta al cuidador. «Esto impide que se escape o incluso que se le pueda localizar, ese es el gran miedo que tienen las personas que los atienden», explica Alberto Novoa, que reconoce estar haciendo números con un inversor interesado. «Nuestros potenciales clientes son las familias, residencias o cuidadores privados», aclara.

Rafael Tourón y Lucía Maneiro han ideado un proyecto para el tratamiento de fobias visualizadas con gafas de realidad virtual; vértigo, aracnofobia, miedo a volar, etcétera. «El aparato tiene un software desarrollado para lentes de realidad virtual destinado a psicólogos y a psiquiatras; ellos podrán tener un mecanismo que permita parametrizar los escenarios que crean o no crean fobia», explican los dos emprendedores. Los dos emprendedores apuestan por internacionalizar el producto, porque se trata de un dispositivo que se puede utilizar en todo el mundo.

.Lucía Maneiro, de PsicoVR
Lucía Maneiro, de PsicoVR

Francisco Bellas, profesor de Informática en la Universidade da Coruña, ha desarrollado el proyecto Robobo, un robot educativo pensado para la ESO y el bachillerato para que los alumnos tengan su propia herramienta tecnológica para diferentes asignaturas. «El objetivo principal es que los alumnos de todos los centros puedan aprender a programar», explica Bellas.

Votación
6 votos
Comentarios

Emprendedores gallegos con vocación social