La movilidad laboral entre regiones se reactiva con la recuperación económica

Mario Beramendi Álvarez
mario beramendi SANTIAGO / LA VOZ

ECONOMÍA

El movimiento de empleados en Galicia
L. P. B.

Galicia se mantiene como un territorio deficitario: salen casi dos mil personas más de las que llegan

14 dic 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La movilidad laboral entre comunidades autónomas ha vuelto a tomar impulso coincidiendo con la recuperación de la economía. Entre los años 2014 y 2015, según datos hechos públicos ayer por el Ministerio de Hacienda, salieron de Galicia 5.757 trabajadores, una cifra un 16,2 % superior a la registrada en el ejercicio anterior -803 personas más- y que da cuenta de que la emigración laboral vuelve a ser un fenómeno social al alza, después de estabilizarse en los años precedentes (se mantenía en unos 4.900 gallegos que se iban a otras comunidades). Y lo es sobre todo entre la población joven. Porque según la misma estadística, prácticamente la mitad de los que se fueron, unos 2.900 trabajadores, tenían entre 25 y 35 años.

Con todo, el informe sobre movilidad laboral divulgado ayer por Hacienda da cuenta de que, del mismo modo que se incrementan las salidas, también lo hacen las entradas desde otros puntos de España. A Galicia vinieron a trabajar 3.792 personas, unas 300 más que en el período anterior que se analiza en el documento. Pese al repunte, esto revela que el ritmo de entradas en la comunidad gallega es mucho menor que el de salidas. Y que el saldo final muestra que se fueron casi dos mil trabajadores más de lo que vinieron, según el balance de Hacienda para esta autonomía. Es este un dato no poco alentador para una comunidad demográficamente envejecida, sobre todo si se tiene en cuenta que el gran grueso del éxodo se concentra en el corte de edad que acaba de terminar su formación y está en condiciones de acceder a un puesto de trabajo (de los 25 a los 35 años).

Mirando con un poco de perspectiva, se advierte cómo al inicio de la crisis, esa marcha desde el noroeste a otros lugares era mucho más abultada. Por ejemplo, entre el 2008 y el 2009 el éxodo superaba las 8.600 personas, el 60 % de ellos en ese mismo tramo de edad comentado anteriormente.