PSA da impulso al polo de automoción portugués y fija allí su sede financiera

Descarta Galicia y centraliza en Maia las operaciones para el sur de Europa y África


redacción / la voz

Invertir en Portugal está de moda. El país vecino se ha convertido en un polo tractor de capital extranjero de sectores punteros como el tecnológico (Siemens) o el aeronáutico (Embraer). Pero es en la industria de componentes de la automoción en donde están consiguiendo atraer más empresas, gracias a los factores de competitividad.

Entre ellas está el grupo PSA, que tiene en Vigo su mayor centro de producción de coches de Europa. Eso no ha sido suficiente para localizar en Galicia el centro de servicios contables de la multinacional para todo el sur de Europa y África, que se ha instalado en Portugal.

El mérito, según la prensa lusa, es del alcalde de Maia, Bragança Fernandes, que convenció a su compatriota Carlos Tavares, presidente de PSA, para que fijase en su municipio la sede contable, en la que ya están trabajando 120 personas. Esta información, que no había sido comunicada públicamente por PSA, la ha confirmado una fuente oficial de la empresa.

La actividad de PSA Services Portugal «consiste en la prestación de servicios de contabilidad para diversas entidades del grupo en el extranjero», explicó esa fuente, sin dar más detalles.

Según el diario portugués Negocios, este centro financiero del constructor francés se encarga de toda la contabilidad del grupo en el sur de Europa, incluida España, y el norte de África.

Según la multinacional, PSA emplea en Portugal de forma directa a 1.188 trabajadores, repartidos entre la fábrica de coches de Mangualde, el nuevo servicio contable de Maia y sus filiales de logística y distribución.

Cabe recordar que, en el año 2015, la multinacional francesa agrupó los centros de producción de Vigo, Madrid y Mangualde (norte de Portugal) en el denominado Polo Industrial Península Ibérica, que está dirigido desde la planta gallega.

Tavares barre para casa

Esta estrategia ha servido para que la factoría de Vigo haya concurrido conjuntamente con la portuguesa a la adjudicación de los nuevos modelos, y que el centro luso haya ganado con ello mayor peso industrial.

¿Cabe pensar en una mayor apuesta de PSA por Portugal hasta el punto de ampliar su capacidad para fabricar coches? Nada es descartable, sobre todo bajo la presidencia de Tavares, que ha redoblado la apuesta del grupo por su país.

Con 720 trabajadores en plantilla, la fábrica de Mangualde prevé cerrar el 2016 con una producción de 49.700 vehículos, 3.100 unidades más que las producidas el año pasado, según fuentes del centro. Con esta actividad ha generado un volumen de negocio de 420 millones de euros, lo que supone un aumento de 23 millones respecto a las ventas del año pasado.

Las cifras no son comparables con la actividad en Galicia. La planta de Vigo de PSA cerrará este 2016 con una producción por encima de los 420.000 vehículos entre las dos líneas de montaje, superando la cifra del ejercicio anterior, que fue de 407.000 unidades, pese a haber ajustado al máximo su plantilla, hasta situarla en torno a los 5.000 efectivos. Su facturación, al cierre del ejercicio, superará los 6.000 millones de euros,

Mangualde, como planta satélite de Vigo (absorbe los excedentes de producción de la planta gallega), exporta el 90 % de los coches que fabrica, que son los modelos Partner y Berlingo.

Su futuro está ligado a Vigo, y por este motivo se ha asegurado una inversión de 48 millones para poder producir a partir del año que viene la nueva gama de furgonetas Peugeot, Citroën y Opel, que ha ganado conjuntamente con la planta gallega, para su salida al mercado en el 2018.

La creación del centro de servicios contables no fue anunciada de forma pública por PSA

Tavares aumenta del 6 al 25 % el peso de los proveedores lusos

Hasta ahora, la factoría portuguesa de PSA trabajaba con un total de 260 proveedores de componentes. De estos, solo 16 son portugueses, lo que supone un 6 % del total. La mayoría son de origen francés (el 41 %) y otro 29 % son españoles, casi todos gallegos. Esta es la radiografía del parque de proveedores de los modelos que fabrica actualmente.

Pero el escenario va a cambiar mucho con la producción de los nuevos vehículos ya asignados que Mangualde fabricará conjuntamente con Vigo. Las cifras hablan por sí solas. Con la nueva gama de furgonetas que saldrán al mercado en el 2018, Portugal ha aumentado su peso de forma considerable en el reparto de componentes.

Con la práctica totalidad de las piezas repartidas entre los distintos fabricantes, el número de proveedores portugueses pasará del 6 % actual hasta algo más del 25 %, y esto repercutirá directamente en el parque de proveedores gallegos, ya que los componentes serán los mismos para una y otra fábrica.

La idea del sector portugués es reforzar su propio clúster, emulando a sus rivales gallegos.

La situación preocupa en gran medida a sus competidores gallegos, que temen una pérdida de peso industrial. Hoy Galicia tiene 106 proveedores de automoción que deben mucho a la multinacional francesa. No solo ellos. En realidad, toda la comunidad gallega.

La automoción supone el 15 % del PIB regional. Ceaga, que es el Clúster de Empresas de Automoción de Galicia (integra a PSA y a los 106 proveedores), da la cifra de 8.200 millones de facturación, de los que el fabricante francés aporta alrededor de 6.000. Y alcanza 19.000 empleos directos, la mayoría de ellos (13.700) en las empresas de componentes.

El principal cliente de la industria auxiliar sigue siendo PSA, a quien los proveedores asentados en Galicia destinan cuatro de cada diez piezas que fabrican.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

PSA da impulso al polo de automoción portugués y fija allí su sede financiera